El juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu ha dictado este lunes prisión para Said Ben Iazza, el joven marroquí detenido el pasado viernes en Vinaroz (Castellón) acusado de colaborar con la célula yihadista responsable de los atentados terroristas cometidos el pasado agosto en Barcelona y Cambrils.

El arrestado ha pasado a disposición judicial esta mañana y, según han informado fuentes de la Audiencia Nacional, se ha negado a declarar ante el juez Andreu, que le ha enviado a prisión por un delito de colaboración con banda armada.

Según el auto del juez, el detenido mantenía relación con al menos dos de los principales miembros de la célula yihadista que atentó en Barcelona y Cambrils, quienes compraron con su documentación los componentes para fabricar el explosivo conocido como la madre de Satán.

Concretamente, el juez Andreu detalla que el 12 de julio se adquirieron 100 litros de peróxido de hidrógeno con su documentación. 15 días más tarde, los miembros de la célula de Ripoll Mohamed Hichamy y Yousef Aalla adquirieron otros 240 litros de este material, con su misma documentación. El traslado de ambas compras se realizó en el vehículo habitual de Ben Iazza.

Del rastreo de su actividad telefónica y posicionamientos del teléfono también se ha concluido, según informa la Audiencia Nacional, que Ben Iazza se encontraba en Alcanar los días 23 de abril y 1 y 13 de agosto de 2017, fechas en las que «la confección del material explosivo estaba ya prácticamente conclusa», argumenta Andreu en su escrito, en el que añade que estos datos objetivos no han querido ser refutados por el investigado, quien se ha acogido a su derecho a no declarar.