Colectivos de curas vascos y diversas comunidades cristianas han expresado hoy su apoyo a la convocatoria de referéndum de este domingo en Cataluña. Al igual que hicieran alrededor de 300 sacerdotes catalanes la semana pasada, diversos colectivos de religiosos y fieles vascos han reclamado el derecho de Cataluña a poder expresarse en las urnas sobre su futuro. En un comunicado conjunto, la Coordinadora de Sacerdotes de Euskal Herria, así como el movimiento Herria 2000 Eliza y el colectivo de Comunidades Cristianas Populares han manifestado su solidaridad con el pueblo catalán y reclaman su derecho a votar libremente el domingo.

En el escrito apelan al derecho de «todos los pueblos» a actuar como «sujeto no sometido a ningún otro poder» y, por tanto, a poder ejercer libre y democráticamente su derecho a manifestar «la voluntad popular para recuperar su soberanía». Los sacerdotes vascos y los fieles vinculados a estos colectivos señalan que la «nación catalana» debe ser respetada y amparada por el derecho internacional. Señalan que la convocatoria del 1-O viene avalada y legitimada por «los términos acordados democráticamente por el Parlament y el Govern de la Generalitat».

Reclaman que todos los pueblos puedan votar para «recuperar su soberanía» sin estar «sometidos a ningún otro poder»

En su declaración reprueban lo que califican de «prepotencia» del Estado y del Gobierno de Mariano Rajoy que han empleado «todos los medios a su alcance, jurídicos y policiales» para evitar que puedan ejercer un «derecho ético». Apelan a que sea el diálogo «y no la represión» lo que conduzca «no sólo a la superación de todos los conflictos sino también al establecimiento de procesos de respeto y derecho de decisión del pueblo catalán como vía de defensa y promoción de sus derechos como pueblo».

Apoyo a Bolinaga

Estos colectivos se han mostrado en ocasiones anteriores afines a las tesis defendidas por la izquierda abertzale en favor del derecho a decidir y del apoyo al colectivo de presos de ETA. Así, en varias ocasiones han reclamado y se han manifestado en apoyo al final de la dispersión de los presos de ETA en cárceles alejadas del País Vasco y en demanda de la liberación de los presos de la banda gravemente enfermos. Incluso llegaron a reclamar la liberación de Josu Uribetxeberria Bolinaga, uno de los secuestradores de José Antonio Ortega Lara, quien permaneció en prisión gravemente enfermo y que finalmente fue liberado meses antes de fallecer.

La Coordinadora de Sacerdotes de Euskal Herria fue creada en 1976 y se presenta como una plataforma pastoral «por y para sacerdotes de las diócesis vascas», entre las que incluye varias ubicadas en Navarra y en el País Vasco francés. Defienden su labor como un intento por poner en práctica «de forma eficaz y operativa» una pastoral «proactiva y liberadora de Euskal Herria». Insta a trabajar por «un pueblo vasco liberado de toda opresión» y en plenitud de desarrollo de su «específica y original personalidad» en ámbitos como  la política, la cultural o incluso el «étnico e histórico».