El Partido Popular ha elaborado un vídeo en el que bajo el título «No es democracia, es hispanobia», recoge las «perlas» que la dirigencia política nacionalista e independentista catalana y sus adláteres ha ido soltando contra el resto de los españoles a lo largo de décadas. El vídeo arranca con un contrito Oriol Junqueras que defiende, ante la periodista Ana Pastor, «que siempre con educación y respeto intentaremos defender lo que creemos mejor para los ciudadanos», para, a continuación desgranar todo el lapidario secesionista.

Arranca con un estonio partidario de la causa de Puigdemont, quien, en la televisión autonómica catalana, dijo aquello que nadie apoya a los andaluces «porque son unos vagos que no han trabajado nunca». Le sigue unos entrecomillados del ex presidente Jordi Pujol también contra los andaluces, fijación patria del independentismo catalán. En unas jornadas sobre inmigración, según recoge el PP, dijo que «el andaluz cientos de años que pasa hambre y vive en un estado de ignorancia y de miseria cultural, mental y espiritual», que aunque lo pensara, cuesta pensar que lo dijera en público.

Al profesor Francesc Burget,  de la facultad de periodismo de la UAB, le da «urticaria» la palabra España, y el diputado de ERC Gabriel Rufián, sin camiseta de Harry Potter ni impresora «republicana», está escandalizado por el hecho de que la portavoz de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas, haga política siendo «jerezana» y llevando solo ocho años en la Comunidad al tiempo que niega la condición de catalán al ex ministro Jorge Fernández Díaz. Para el ex director de TV3Joan Oliver, los españoles «son chorizos», pasando por una Marta Ferrusola muy molesta por tener un presidente de la Generalitat andaluz con un nombre castellano como Antonio Montilla.