Los catalanes contrarios a la independencia han respondido este miércoles al discurso de Carles Puigdemont del mismo modo que lo hicieron los secesionistas al del Rey el día anterior. Con sonoras caceroladas por toda Cataluña para mostrar su indignación con la deriva rupturista del gobierno de la Generalitat, que amenaza con proclamar unilateralmente la independencia el próximo lunes.

La manifestación se ha producido a las 9 en punto de la noche, cuando el presidente del Govern tomaba la pantalla para responder al duro discurso de Felipe VI el día anterior. En ese momento, miles de catalanes han asomado a sus ventanas cacerola en mano para dejar claro, primero, que existen, y después, que también pueden hacer ruido.

Una de las más relevantes se ha producido en L’Hospitalet de Llobregat, una de las principales poblaciones del área metropolitana de Barcelona. En un vídeo grabado a pie de calle y difundido en redes sociales por el propio líder de Ciudadanos, Albert Rivera, se aprecia el tumulto y los gritos de “Viva España”, respondidos de un balcón a otro.

La escena se ha repetido en numerosos barrios de Barcelona y en otras localidades como Badalona. El presidente del PP en Cataluña, Xavier García Albiol, ha difundido en su cuenta personal de Twitter una de estas escenas en la ciudad condal.

La escena se ha repetido por numerosos barrios de la capital catalana y ha sorprendido hasta el punto de que muchos partidarios de al independencia han acudido a las redes sociales para comprobar si la cacerolada era contra Puigdemont o si se había adelantado una hora la habitual cacerolada de las 22 contra Mariano Rajoy.

Apoyo a la Guardia Civil en Zaragoza: ‘Puigdemont, a prisión’

Al mismo tiempo, se celebraba en Zaragoza una numerosa manifestación convocada frente a las puertas de la comandancia de la Guardia Civil, en apoyo a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado desplazados a Cataluña para impedir el referéndum ilegal del 1 de octubre y sus consecuencias posteriores.

La concentración ha tenido un éxito importante y se ha alargado durante varias horas. Los manifestantes han proferido cánticos por la unidad de España y han abundado los “vivas” tanto a la Guardia Civil como a la Policía Nacional.

Ha habido tiempo también para acordarse del presidente de la Generalitat. En el mismo momento en el que Carles Puigdemont se dirigía al público por televisión, los concentrados en Zaragoza han coincidido en el grito: “Puigdemont, a prisión”.

Minutos después se ha extendido también al mayor de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluís Trapero, que este viernes declarará ante la Audiencia Nacional investigado por un posible delito de sedición por el acoso a la Guardia Civil el pasado 20 de septiembre durante los registros efectuados en la consejería de Economía.

Este domingo, Societat Civil Catalana ha convocado una manifestación en la Plaza Urquinaona de Barcelona, a las 12 de la mañana, a la que hasta el momento se han sumado tanto el PP como Ciudadanos.