Las entidades soberanistas Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural han llamado a sus seguidores a retirar dinero masivamente de los bancos este viernes en protesta por el encarcelamiento de sus presidentes, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, actualmente en prisión preventiva y acusados de un delito de sedición por el acoso a la Guardia Civil los pasados 20 y 21 de septiembre.

Los líderes de Òmnium y ANC instaron anoche a sus seguidores a efectuar una retirada de efectivo de 8 a 9 de la mañana en las ventanillas de los cinco mayores bancos que operan en Cataluña como primera fase de sus «acciones directas pacíficas». Y matizan: «Si eres cliente de Sabadell o CaixaBank, expresa tu desacuerdo con la decisión de trasladar su sede social fuera de Cataluña».

Durante la mañana se han registrado colas en algunos cajeros, aunque el seguimiento no ha sido especialmente masivo. Algunos usuarios en las redes sociales han reportado algunos cajeros ‘fuera de servicio’ tras la retirada de efectivo, que en la mayoría de los casos se trataba de 155€ o cantidades cercanas (160 o 150) al no haber disponibilidad de billetes de cinco euros.

La medida ha sido acogida con cierto escepticismo por parte del espectro independentista. Sin ir más lejos, el consejero de Empresa del Govern, Santi Vila, ha asegurado que «tensionar los bancos o dinámicas de boicot comercial no es la mejor manera de hacerse notar». «Poner en riesgo la economía es siempre un autogol», ha sentenciado Vila, que se ha expuesto a una cascada de insultos y reproches en las respuestas a su tweet.

Lo mismo le sucedió anoche a la coordinadora general del PDeCat, Marta Pascal, que publicó un tweet que ni siquiera criticaba explícitamente la acción. «Queremos construir un país de gente libre. Queremos hacerlo en libertad, respetándonos. Con su dinero, que cada uno haga lo que quiera», ha dicho Pascal, que esta mañana también ha compartido el tweet de Vila. Tanto Pascal como Vila son dos de las figuras más opuestas a la vía unilateral dentro de la coalición de Junts pel Sí.

Cambio de sedes

La amenaza de la retirada de efectivo surge como respuesta a los movimientos económicos de las últimas semanas. Tanto Sabadell como CaixaBank han decidido en las últimas semanas trasladar sus sedes sociales fuera de la comunidad, ante la deriva del proceso independentista. Sabadell trasladó su sede a Alicante y CaixaBank se la llevó a Valencia.

«Con esta decisión dejaremos claro que el poder está en nuestras manos, que somos protagonistas de nuestro futuro y que nadie podrá jugar con la voluntad democrática de los catalanes», ha expresado Òmnium Cultural, que ha insistido en el discurso político que mantiene la Generalitat.

«Nosotros ofrecemos diálogo y el Estado español ha respondido con el encarcelamiento de Jordi Cuixart y Jordi Sánchez. Somos millones y actuando todos juntos, cívica y pacíficamente haremos sentir nuestro clamor», sentencia la organización soberanista.

La ANC también se ha hecho eco y ha dado soporte a la movilización, anunciada durante todo el día por la plataforma Crida per la Democracia.