El Tribunal de Cuentas ha accedido a la petición de Artur Mas y éste dispondrá de 15 días más para terminar de reunir los 5,2 millones de fianza que le impuso en el procedimiento que instruye por la utilización de dinero público en la consulta independentista del 9-N (2014).

El ex presidente de la Generalitat de Cataluña depositó el pasado martes 2,2 millones de euros, cantidad que sólo cubre el 42% de la caución, y solicitó que se ampliara el plazo -éste expiraba este viernes- que le había dado el máximo órgano fiscalizador de las administracion públicas. Mas formalizaba la petición en nombre también de los ex consejeros Francesc Homs, Joana Ortega e Irene Rigau y de ex cargos de la Generalitat implicados en la organización del 9-N.

El Tribunal de Cuentas ha confirmado este jueves que el ex president tendrá 15 días hábiles más para completar la fianza antes de que se le embarguen los bienes para cubrir la cantidad señalada. El plazo empezará a contar desde que Mas reciba oficialmente el documento con la resolución adoptada, por lo que la nueva fecha estará en torno al 13 de noviembre.

El ex ‘president’ tendrá que reunir tres millones antes de mitad de noviembre para que no le embarguen sus bienes

Esta investigación, que el tribunal decidió activar el pasado 19 de julio, tiene su origen en una denuncia fue presentada por Societat Civil Catalana (SCC) y la Asociación de Abogados Catalanes por considerar que, aunque Mas y sus consejeros ya fueron inhabilitados por desobedecer al Tribunal Constitucional al organizar aquella consulta de 2014, ello no les exime de su responsabilidad contable por el uso irregular de dinero público.

Cuando depositó el dinero, la defensa del sucesor de Jordi Pujol insistieron en que el ingreso no tenía «carácter de reintegro», sino «la estricta finalidad de responder al requerimiento de garantizar la responsabilidad establecida provisionalmente» a la espera de que sea firme la sentencia por malversación de fondos públicos en la consulta.