La llamada constante de las entidades y partidos independentistas a la «movilización pacífica» tendrá su respuesta cuando el Gobierno ponga en funcionamiento el artículo 155 de la Constitución Española y, llegado el caso, cese al presidente de la Generalitat Carles Puigdemont y al resto de sus consejeros. Según informa Bloomberg, citando fuentes familiarizadas con los preparativos, el plan del independentismo es formar «murallas humanas» alrededor de las instituciones clave, para evitar la entrada, si es necesario, de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

De acuerdo a este medio, las masas lideradas por ANC y Òmnium Cultural concentrarán su presencia en la plaza de Sant Jaume, sede de la Generalitat, y en el parque de la Ciudadella, en el que se ubica el Parlament. «Esperan que la policía use la fuerza para tomar el control de la administración y pondrán sus cuerpos en primera línea», dice el artículo citando a fuentes soberanistas.

Este mismo lunes, la CUP ya ha anunciado que durante la semana llevará a cabo acciones de «lucha no violenta» para tratar de impedir la aplicación del 155, que consideran una «agresión» por parte del Gobierno, y contra el que anuncian «una respuesta en forma de desobediencia civil masiva por parte de la ciudadanía».

Bomberos adscritos a la ANC dicen que no obedecerán ninguna orden que no sea del Govern o el Parlament

En la misma línea, el consejero de Asuntos Exteriores de la Generalitat, Raúl Romeva, ha asegurado en una entrevista con la BBC que los funcionarios impedirán la intervención de la autonomía y que «no seguirán órdenes de Madrid».

En ese sentido, la sectorial de los Bomberos de la Generalitat de la ANC, Bombers per la Independència, han afirmado este lunes que no reconocen «ninguna otra autoridad que nuestro presidente, nuestro Govern y nuestro Parlament». En un comunicado, han asegurado que obedecerán solo a la legalidad catalana.

Protesta universitaria

La plataforma Universitats per la República ha convocado una jornada de huelga y manifestaciones en las cuatro capitales catalanas el próximo jueves para exigir la libertad de Jordi Sánchez (ANC) y Jordi Cuixart (Òmnium) y contra la aplicación del artículo 155 por parte del Gobierno. Ese mismo jueves está convocado el pleno del Parlament en el que Carles Puigdemont podría optar por proclamar definitivamente la república catalana.

El portavoz de Universitats per la República, Jordi Vives, ha informado en rueda de prensa en Barcelona que la movilización estudiantil se debe «al estado de excepcionalidad que se está viviendo en Cataluña debido a la vulneración de los derechos fundamentales de los catalanes, como el derecho a voto y a la libertad de expresión por parte del Estado español».

Por su parte, la portavoz de la plataforma, Aina Delgado, ha hecho un llamamiento a toda la comunidad universitaria a sumarse una jornada de protesta «cívica y pacífica para exigir la paralización de la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña, la absolución de todos los implicados en la organización del referéndum del 1 de octubre y la libertad inmediata de Jordi Cuixart y Jordi Sánchez».