La Junta Directiva de Foment del Treball dio ayer un ultimátum a la patronal vallesana Cecot, la entidad que más claramente se ha posicionado a favor del proceso independentista en el ámbito patronal catalán. El Comité Ejecutivo acordó abrir expediente a la entidad presidida por Antoni Abad, oficialmente para valorar si “Cecot ha llevado a cabo actuaciones contrarias a las normas de funcionaiento de Foment en el ámbito territorial” según los términos acordados por ambas organizaciones en febrero de este año.

La advertencia llega precedida por el profundo malestar que ha provocado en Foment la actitud del líder Cecot y los constantes posicionamientos en favor del Govern y del proceso independentista, especialmente en actos con la convocatoria de huelga general del pasado 3 de octubre, secundado por la patronal vallesana. Cecot anunció tras la huelga que se había producido un 70% de seguimiento entre sus asociados “por la vía de cierre patronal”.

El apoyo al “paro de país”, en contra de Foment, fue la primera línea roja traspasada por la patronal que lidera Abad y que ayer le recriminó el presidente de Foment, Joaquim Gay de Montellà. La segunda fue la carta dirigida al ministro de Economía, Luis de Guindos, en contra de la reforma legal aprobada por el Gobierno para facilitar el cambio de sede social de una empresa. Esta reforma legal, aprobada en Consejo de Ministros tras el referéndum del 1-O, ha perjudicado a casi un millón de pymes que se verán forzadas a modificar sus estatutos si quieren preservar el poder de los accionistas. Para Foment, este tipo de pronunciamientos corresponden a la entidad madre y no a uno de sus asociados, que no puede adoptar una medida de este tipo de forma unilateral

Estas dos actuaciones contradicen, según Gay de Montellà, el “acuerdo de paz” firmado en febrero, cuando la ejecutiva de Foment debatió ya la expulsión de Cecot de la patrona catalana. Ese acuerdo señala que “en las iniciativa de ámbito catalán o español, Cecot actuará de acuerdo con las normas de funcionamiento de Foment en el ámbito territorial, sin que estas supongan una restricción a la libertad de opinión de Cecot”.

Tras la nueva crisis, Cecot ha insistido en su voluntad de seguir encuadrada dentro de Fomento, en un comunicado conciliador hecho público hoy. La patronal vallesana debe defender ahora sus alegaciones en la comisión creada a tal efecto en el pacto de febrero. Tras este trámite la junta directiva de Foment volverá a reunirse para decidir definitivamente la expulsión de su socio