José María Aznar, ex presidente de Gobierno, ha asegurado sentirse «muy cercano a las tesis que ha explicado a mi predecesor, Felipe González«. En una entrevista concedida a la Cadena Ser, el ex dirigente se ha pronunciado por primera vez sobre los últimos acontecimientos en Cataluña, con la aprobación de la declaración de independencia o la aplicación del artículo 155. El ex presidente ha llamado a las fuerzas constitucionalistas, PP, PSOE y Ciudadanos, a la «movilización» de cara a las elecciones del 21-D, frente al «vacío político» que han dejado estos partidos en los últimos años; un espacio que ha sido «ocupado» por los partido separatistas. En este sentido, ha defendido que «si el  22 de diciembre estamos como antes de la intervención del 155, estaremos todos peor y especialmente los catalanes». El ex presidente ha asegurado que advirtió al Gobierno de Rajoy en 2011 del desafío soberanista, pero que «pusieron la prioridad en otros asuntos».

Aznar ha calificado el actual momento como «una situación muy preocupante, muy difícil, la situación más difícil desde la Transición», y ha criticado veladamente las dinámicas políticas que se han llevado a cabo en los últimos años en Cataluña. «Yo prefiero estar sentado en la mesa donde se toman las decisiones, tener una ambición por España, que no ver cómo toman decisiones por nosotros. Aunque a veces uno se cansa y se deja esa misión, pero es importante».

Además, ha abogado por la defensa del Estado de Derecho porque «si no, los ciudadanos puedan tener la sensación de que no hay Ley», aunque ha criticado de soslayo el requerimiento del Gobierno al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, para que se retractara de la declaración de independencia «La ley no es una cosa que se diga ‘yo me voy de excursión tres meses y luego vuelvo’. La Ley no es eso».

«Cataluña sólo vivirá en un Estado de Derecho si las fuerzas constitucionalistas lo garantizan. Lo demás es la ilegalidad, la rebelión, el el imperio de la anarquía»; ha apuntado. En este sentido, ha defendido que de cara a las elecciones estos partidos «deben pedir una movilización grande y explicar por qué piden el voto». «Lo más urgente es que los partidos constitucionalistas actúen con claridad, porque si tiene dudas las cosas se complicarán más», ha defendido. «Es  muy importante que aclaren qué van a hacer después de las elecciones». El ex dirigente ha señalado que si los partidos unionistas no cumplen las expectativas y los equilibrios electorales se mantiene tras las próximas elecciones, la situación habrá empeorado. «Si el  22 de diciembre estamos como antes de la intervención del 155, estaremos todos peor y especialmente los catalanes».

Sobre las medidas del Ejecutivo ante el desafío soberanista, ha apuntado a que «la aplicación del artículo constitucional cuando se está dando un golpe de Estado me parece un acierto», y ha apuntado a que «la ventaja es que se puede graduar, y eso es hacer política». «Hemos sufrido un golpe de estado y eso produce unas consecuencias políticas, económicas e institucionales devastadoras», ha señalado el ex presidente.

Una advertencia en balde

«Articular un gran proyecto político para España es muy importante», ha destacado. El ex presidente ha narrado cómo en 2011, cuando el PP ganó las elecciones generales en mitad de una crisis económica, advirtió del riesgo de secesión de Cataluña. «Les dije a los miembros de Gobierno de entonces: ‘El tema más importante que vais a tener que resolver no es ese -la crisis-, sino la secesión de Cataluña. Advertí esto desde hace años», ha señalado el ex dirigente, que ha reconocido que en el  PP «pusieron la prioridad en otros asuntos». «Lo que yo me temía que se podía plantear desgraciadamente se ha planteado».

Aznar aboga por no hacer concesiones al sector soberanista y en definir la reforma constitucional

La salida al desafío soberanista, según Aznar, debe producirse sin concesiones. «No se sale dando un premio a los secesionistas, por ejemplo dándole la razón reconociendo condiciones especiales en el trato», ha esgrimido. «La razón se puede dar al contado o a plazos. Y yo he dicho que no soy partidario de darla ni al contado ni a plazos». En este punto, ha explicado que, de darse una reforma constitucional, debería ser clara y debería producirse «si hay un consenso mejor». «Pero si me plantea fórmulas confusas con tratos de favor, pues no voy a estar de acuerdo».

Sí ha abierto la puerta a hacer «correcciones» al modelo autonómico del Estado. “Otra cosa es que hablemos de las virtudes y defectos que tiene el sistema de las autonomías”, ha dicho, aunque siempre sin modificar la fórmula autonómica porque “la mayoría de españoles piensa que este modelo es lo mejor que puede continuar”.

Aznar se disculpa por la corrupción del PP

El asunto de la corrupción en el PP también se ha puesto sobre la mesa en la entrevista, y Aznar se ha reconocido afectado por  estos casos.. «Respeto mucho lo que diga el fiscal, pero yo no conocí eso», ha afirmado Aznar. «No me puedo sentir indiferente. Comprendo que haya muchísimas personas que estén profundamente irritadas, profundamente molestas y que a lo mejor no perdonen eso. Pero la justicia está actuando», ha señalado.

«A mí me causa mucha perplejidad y dolor pensar que hay personas que uno ha conocido y que de pronto se ven inmersas en cosas que dices ‘cómo es posible'». En este punto, ha dicho no sentirse responsable, pero tampoco indiferente. «No siento responsabilidad, pero indiferencia tampoco», ha seguido. «La gestión ordinaria de esas cosas, yo no me ocupaba, no era mi responsabilidad». «Lo siento por ellas y por el daño que hayan podido causar», ha insistido.