La Fiscalía de Bruselas ha pedido a la jueza de la Audiencia Nacional Carmen Lamela información sobre el estado de las cárceles españolas de cara a la declaración de mañana, viernes, del ex presidente catalán Carles Puigdemont y los cuatro ex consejeros de su Gobierno que huyeron a Bélgica antes de que se presentara la querella contra ellos por rebelión, sedición y malversación de caudales públicos.

Los cinco están citados a las 14:00 horas para comparecer por primera vez ante el juez de la Cámara del Consejo (tribunal de primera instancia) de Bruselas, que será el que decida si las órdenes europeas de detención (OEDE) dictadas por la titular del Juzgado Central de Instrucción número 3 deben ejecutarse.

Según han informado a Europa Press fuentes jurídicas, la Fiscalía de la capital belga ha reclamado a la magistrada información tanto penitenciaria como judicial, que será remitida este mismo jueves. Otras fuentes consultadas han concretado que, entre toda esa información, figuran datos sobre el estado de las cárceles españolas.

Entre las diferentes cuestiones formuladas a las instituciones españolas está el nivel de calidad de vida de los internos, las posibilidades de acceso al higiene personal o incluso cómo es la alimentación dentro de las diferentes cárceles.

  • ¿En qué cárcel quedarán encerrados?
  • ¿Las circunstancias de detención en estas cárceles son de conformidad con la Convención Europea de Derechos Humanos»
  • ¿Cuáles son las dimensiones de la celda? ¿Cuál es el espacio vital individual?
  • ¿Hay acceso suficiente y regular a equipamiento sanitarios, duchas, etc.? ¿Qué tal es el acceso a la asistencia médica?
  • ¿La comida es suficiente y de buena calidad?
  • ¿Existe bastante ocasión para recreación y actividades?
  • ¿Existe la posibilidad de que los implicados queden encerrados en una celda de aislamiento?
  • ¿Pueden verse confrontados con la violencia de codetenidos o hasta del personal de la cárcel?

Las exigencias de los jueces belgas también tienen relación con las posibilidades de visita de los familiares y abogados de los internos, así como de la convivencia del día a día.

Los magistrados también han cuestionado las garantías del procedimiento judicial al que serán sometidos en España Carles Puigdemont y los consellers. Los jueces belgas quieren saber si se les tomará declaración a su llegada, si el magistrado que instruirá la causa será el mismo o si tendrán que pasar por la Audiencia Nacional o un juzgado ordinario.

Lamela dictó el pasado 3 de noviembre órdenes europeas de detención contra el ex presidente de la Generalitat y sus cuatro ex consejeros después de que un día antes no acudieran a declarar por su implicación en el desarrollo del procés independentista. Además de los tres delitos que les imputó según la querella del Ministerio Público, añadió también prevaricación y desobediencia para los huidos.

En neerlandés a petición de los acusados

Puigdemont y sus ex consejeros comparecerán mañana conjuntamente ante el mismo juez, que instruirá el caso en neerlandés a petición de los acusados, que eligieron este idioma para todo el procedimiento en detrimento del francés.

El juez podría tomar una decisión el mismo viernes si considera que cuenta con toda la información necesario para ello, aunque el escenario más probable apunta a que aplace su veredicto hasta estudiar las alegaciones presentadas por las partes. Los tiempos se alargarían también si alguna de las partes solicita más tiempo para preparar su argumentación y el juez lo autoriza.

Una vez se dicte sentencia sobre la entrega o no de los acusados a las autoridades españolas, la Fiscalía bruselense o las defensas de los cinco tendrán 24 horas para presentar recurso. Si esto ocurre, el caso se trasladará al Tribunal de Apelación.

Bélgica ya tiene la información

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha asegurado que Bélgica ya dispone de la información «detallada» sobre el sistema penitenciario español, como ha pedido la Fiscalía de ese país, y ha reiterado que nadie en Europa va a dar lecciones a España sobre su «ejemplar» estado de derecho.

Zoido ha hecho estas manifestaciones a los periodistas antes de participar en la entrega de la primera edición de los premios Ayuda 11M de la empresa de Ayuda a las Víctimas del 11M.

Sobre la petición de la Fiscalía belga, Zoido ha dicho que «se ha mandado toda la información, absolutamente detallada» sobre lo solicitado, y ha insistido en que «afortunadamente, España es un estado de derecho desde hace muchos años, la división de poderes es una realidad y nadie nos va a dar lecciones en Europa».

Ha añadido que en España hay independencia judicial y «una división de poderes que es ejemplar», a la vez que ha dejado claro que la Fiscalía belga tiene ya toda la información y ahora tomará la decisión que sea conforme a la legislación de ese país.