Política

El CSD se persona como acusación en la causa contra el ex presidente del Baloncesto

José Luis Sáez, en un acto promocional de la Copa del Mundo 2014.

José Luis Sáez, en un acto promocional de la Copa del Mundo 2014. FEB

El juzgado que investiga a la anterior cúpula de la Federación Española de Baloncesto (FEB) ha aceptado la personación del Consejo Superior de Deportes (CSD) como acusación particular en la causa, en la que está imputado desde hace más de un año José Luis Sáez -presidente de la FEB entre noviembre de 2004 y julio de 2016- acusado de la posible comisión de siete delitos: blanqueo de capitales, pertenencia a grupo criminal, delito fiscal, malversación de caudales públicos, administración desleal, apropiación indebida y falsedad documental.

En una providencia fechada este lunes, a la que ha tenido acceso El Independiente, la juez Esperanza Collazos -instructora de las actuaciones mientras se resuelva el incidente de recusación planteado por uno de los investigados contra el magistrado Juan Antonio Toro, titular del Juzgado de Instrucción 36 de Madrid- da por personado al CSD, al que se le había ofrecido la posibilidad de ejercer acciones como posible perjudicada por la actuación de los imputados. De esta forma, la Abogacía del Estado podrá estar presente ya este miércoles durante la declaración como imputado de Miguel Font, director del gabinete de Presidencia en la etapa de Sáez.

Durante la presidencia de Miguel Cardenal, el máximo órgano estatal de gestión del Gobierno había eludido solicitar ser parte en este procedimiento penal con el argumento de que la instrucción judicial no había arrojado indicios de los que se derivara el perjuicio que el anterior equipo directivo habría causado a la entidad. Desde febrero de 2016, sin embargo, Cardenal tenía conocimiento por la prensa -como publicó El Mundo– que la FEB había desviado ayudas públicas, una de las presuntas irregularidades que se dilucidan en esta causa.

El CSD eludió solicitar su personación en la causa en la etapa de Cardenal como presidente, pese a los indicios de desvío de ayudas que ya existían

En la convocatoria para el fomento y fortalecimiento de políticas transversales en materia deportiva de 2010, el organismo estatal -presidido entonces por el socialista Jaime Lissavetzky- otorgó una subvención de 567.840 euros a la Federación de Baloncesto -entonces bajo la presidencia de José Luis Sáez– para el proyecto de ‘Casa España’ en Senegal y otra de 108.850 euros para el programa ‘Unidos por el baloncesto en Marruecos’. La concesión se publicó en el Boletín Oficial del Estado (BOE) el 17 de febrero de 2011.

Entre los gastos que se imputaron a la ayuda finalista para la construcción de un centro en la capital de Dakar figura un lote de canastas -con un coste de 5.344,42 euros más IVA- que se envió a finales de 2011 a la República del Congo camuflada como «material fungible de educación física/baloncesto para centros escolares de Dakar». La factura, emitida por el proveedor Mondo, está fechada el 13 de diciembre de 2011.

El envío se producía meses después del acuerdo firmado por la FEB y la Federación Congoleña de Baloncesto el 30 de mayo de 2011 en Brazzaville -la capital del país africano- por el que la entidad deportiva española se comprometía a suministrar material deportivo e informático y a formar a entrenadores. El 15 de julio de ese año, el Consejo de Ministros acordó otorgarle la nacionalidad española por carta de naturaleza al ala-pívot Serge Jonas Ibaka Ngobila, hoy en Toronto Raptors tras haber defendido en las últimas temporadas las camisetas de Orlando Magic y Oklahoma.

El Gobierno reclama a la Federación de Baloncesto la devolución de más de 300.000 euros en subvenciones que le dio para proyectos en África

La Federación Española de Baloncesto también cargó a esta ayuda las nóminas de empleados sin relación alguna con los proyectos subvencionados y una donación realizada a Madagascar en vísperas de que este país albergase el Afrobasket 2011. El lote estaba compuesto por pavimento polideportivo, equipamiento y aparatos electrónicos y estaba valorado en 51.476,36 euros (IVA excluido), más otros 6.500 euros del transporte en barco.

Como viene informando este diario, el CSD -ya con José Ramón Lete al frente- viene reclamando a la Federación que devuelva más de 300.000 euros correspondientes a dos subvenciones para proyectos de cooperación internacional en África que no justificó debidamente.

La FEB tuvo conocimiento de la solicitud de reintegro el pasado 11 de abril, semanas después de que el juez que investiga a Sáez y al ex secretario general-director económico Luis Giménez -entre otros- indicara en un auto que estaban pendiente de «justificación e inversión» las cantidades entregadas por el Gobierno «para su desarrollo en Senegal». El instructor ha dado prioridad a los ingresos y gastos derivados de la celebración de la Copa del Mundo 2014 y esta línea no ha experimentado avance.

La FEB, investigada

La personación del CSD en la causa da una nueva dimensión a la instrucción, interrumpida desde finales del pasado mes de mayo ante los intentos de Sáez y Giménez de apartar al juez Toro y pendiente de que la Audiencia de Madrid resuelva el segundo incidente de recusación contra el titular del Juzgado de Instrucción 36 de Madrid. La causa no sólo alcanza a la antigua cúpula de la FEB, ya que el juez también imputó a la Federación como persona jurídica por la posible comisión de delitos de blanqueo de capitales y fraude fiscal.

La FEB se encuentra inmersa en un plan de saneamiento después de perder más de 5,91 millones de euros durante los dos últimos ejercicios. La entidad que preside Jorge Garbajosa prevé alcanzar este año el equilibrio presupuestario tras reducir los gastos un 27,2% (de 20,67 a 15,05 millones).

Comentar ()