La Policía Local del Ayuntamiento de Madrid ha suspendido temporalmente a tres de los agentes que participaban en el grupo de whatsapp en el que, entre otras cosas, se deseaba la muerte de la alcaldesa de capital, Manuela Carmena. Según ha confirmado Javier Barbero, concejal de Seguridad del Ayuntamiento, a estos tres agentes se les retirará el arma. Mientras tanto, se sigue investigando al resto de personas que integraban el grupo de la aplicación de mensajería.

La Unidad de Coordinación Judicial de la Policía Municipal ya había identificado este miércoles a los tres agentes como autores de un posible delito de odio y de amenazas contra diferentes personas y colectivos. En el chat no sólo se atacaba a Manuela Carmena, sino a colectivos como el independentismo catalán, los musulmanes o periodistas de La Sexta como Antonio García Ferreras o Ana Pastor.

La información salió a la luz después de que un agente, miembro del grupo de whatsapp, decidiera poner en conocimiento de sus superiores la gravedad de los comentarios que allí se vertían. La UCJ dio entonces traslado del tema a la Fiscalía, a los Juzgados y a Asuntos Internos.

Lo que es terrible es que ella no estuviera en el despacho de Atocha cuando mataron a sus compañeros’, dice uno de los agentes en el chat

Entre otras cosas, a Carmena se la llamaba en el chat “vejestorio despreciable” y se manifestaba que “lo que es terrible es que ella no estuviera en el despacho de Atocha cuando mataron a sus compañeros”. “Que se muera la zorra vieja ya”, es otro de los comentaros escritos en el chat, integrado por más de cien agentes municipales del turno de noche.

Los mensajes ofensivos surgen en general de media docena de usuarios, que se identifican claramente con el nazismo y en ocasiones monopolizan la conversación del grupo. “Este señor sí que sabía cómo hacer las cosas, este señor es Dios, ya estarían echando humo las chimeneas sin parar si estuviese al mando”, dice uno de los agentes en un mensaje acompañado de un retrato de Adolf Hitler. Otro replica que “es un señor de los pies a la cabeza” y pide “borrar del mapa a los países islámicos”.

Entrar en Lavapiés con lanzallamas y bayonetas

La obsesión con los inmigrantes es otra de las constantes en el chat, en el que se fantasea con “entrar con lanzallamas y bayonetas” en el barrio madrileño de Lavapiés. “Y electrificar la valla de Ceuta y Melilla, que se mueran de hambre, no me dan ninguna lástima”, añade uno de los agentes, en una conversación en la que otro responde: “Que se vayan a tomar por culo a sus países con todos los progres de mierda de Podemos y con la escoria de los antisistema”. En tono ofensivo, también discuten sobre si es mejor “abrir la llave del gas para despiojarlos” o directamente la lapidación. ”

“Ahí hay que entrar con lanzallamas y bayonetas. Y electrificar la valla de Ceuta y Melilla. Que se mueran de hambre, no me dan ninguna lástima”, dice el agente que a menudo se hace llamar Führer. “No tienen para comer y parecen ratas pariendo”, añade otro agente. “Que se vayan todos a tomar por culo a sus países con todos los progres de mierda de podemos y con la escoria de los antisistemas”, interviene un tercero. Luego debaten si es mejor la “llave del gas para despiojarlos” o la lapidación, un “gran invento”.