El alcalde de Reus, Carles Pellicer (PDeCAT), ha declarado hoy a la juez que investiga un presunto delito de incitación al odio que la presencia de la Policía Nacional en la ciudad alteraba la convivencia tras las cargas policiales del 1-O. Pellicer solo ha respondido a las preguntas de su abogado y a la salida de los juzgados, en declaraciones a los medios, ha explicado que la presencia de los antidisturbios, tras las cargas policiales, perturbaba la “convivencia” porque “angustiaba a los ciudadanos”.

La juez investiga los “escraches” ciudadanos en el Hotel Gaudí, que alojaba a un centenar de antidisturbios, una manifestación del viernes 3 de octubre que pasó por delante del hotel y un manifiesto político en el que se instaba a los agentes a irse. También han declarado la teniente de alcalde Montserrat Vidella (PDeCAT); la portavoz de ERC, Noemí Llauradó; y el portavoz de AraReus, Jordi Cervera, en una comparecencia que ha durado poco más de hora y media.

Vidella ha recordado que la manifestación denunciada fue “en absoluto silencio”

Vidella ha recordado que la manifestación denunciada fue “en absoluto silencio” y “con las manos en alto”, por lo que no puede ser tachada de violenta ni de incitar al odio. De los tres concejales de la CUP citados a declarar, Marta Llorens y Oriol Ciurana se han negado a acudir y, a la puerta de los juzgados, Llorens ha calificado de “caza de brujas” la causa judicial. Ciurana, por su parte, ha manifestado que obedecen a “la República catalana y no a los juzgados españoles”.

Una tercera concejal de la CUP, Mariona Quadrada, tampoco ha declarado porque su abogada, según informa el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) tenía otro señalamiento. El juzgado ha hecho el llamamiento a los dos investigados tanto en la sala de vistas como en la oficina judicial, ambos sin éxito, siempre estando presente su abogado en la sala de vistas.

Los políticos investigados, todos con lazos amarillos prendidos en la solapa, el símbolo de pedir la libertad para los independentistas encarcelados, han entrado en los Juzgados de Reus en comitiva y en medio de un pasillo ciudadano. Más de un centenar de personas se han concentrado, también con lazos amarillos, para apoyar a los políticos investigados, con proclamas como “No estáis solos” o “Libertad”.

Al otro lado, una veintena de personas pedía precisamente lo contrario, con eslóganes como “No nos engañan, Cataluña es España” o “Este alcalde no nos representa” y una pancarta con el lema “No estáis solos”, dedicada al Cuerpo Nacional de Policía. Esta semana ya han declarado por videoconferencia desde Sevilla varios de los antidisturbios alojados en Reus, que cargaron contra la población en municipios de Lleida el 1-O.

Mañana, están citados a declarar cuatro bomberos y dos personas vinculadas a un gimnasio que, supuestamente, vetó el acceso a los antidisturbios porque asustaban a los clientes.