El Independiente

Los ‘idus de marzo’ de Ciudadanos amenazan el poder de Susana Díaz

El líder de Cs, Albert Rivera, junto a Juan Marín. tras las andaluzas de 2015.

“Los idus de marzo”. Las primarias de Ciudadanos para elegir a sus nuevos candidatos autonómicos se han convertido en la principal inquietud de los políticos andaluces. “Los idus de marzo” -como se denomina la posibilidad de que el diputado nacional Luis Salvador dispute el puesto a Juan Marín, presidente de C’s en Andalucía- amenazan la estabilidad del Gobierno de Susana Díaz y alarman al PP-A, que encuentra en él un rival más peligroso que el actual dirigente autonómico. Andalucía es la segunda comunidad con más afiliados a C`s después de Madrid.

La gestión de la alianza parlamentaria entre Ciudadanos y el PSOE ha generado una corriente crítica interna que está promoviendo la presentación de esa candidatura. Juan Marín se ha apoyado principalmente en dirigentes de las provincias occidentales, especialmente Cádiz, Huelva y Sevilla; de hecho, cuatro de los 19 miembros de su Ejecutiva proceden de su ciudad natal, Sanlúcar de Barrameda (Cádiz).

Esta situación ha generado sentimientos de agravio en ciudades orientales como Málaga, Granada o Almería, que reivindican un cambio de rumbo de C’s en Andalucía. Luis Salvador sería su ariete. Este movimiento entiende que el PSOE de Susana Díaz ha sabido fagocitar a Ciudadanos dentro del marco de actuación y los debates que tradicionalmente han beneficiado electoralmente al PSOE, impidiendo que en Andalucía emerja el discurso nacional de Albert Rivera que está despuntando en todas las encuestas.

Mientras que el líder nacional de C’s rentabiliza en el resto de España el discurso de unidad frente al independentismo o de supresión de privilegios como el cupo vasco, en la comunidad andaluza lo hace Susana Díaz por incomparecencia de Ciudadanos, enfrascado en justificar su apoyo al Ejecutivo socialista con logros como la bonificación del impuesto de sucesiones.

En vez de situarse en línea de los grandes debates nacionales, Ciudadanos entra de lleno en el debate andalucista fomentado por Susana Díaz como la conmemoración del 4-D, dada la identificación existente del PSOE con la autonomía que lleva gobernando desde su nacimiento en 1982. La presidenta ha sabido arrastrar a ese contexto favorable para ella a los líderes nacionales de Podemos y Ciudadanos, Pablo Iglesias y Albert Rivera, que participará en un debate sobre esa conmemoración el próximo día 15 de diciembre.

La corriente interna de Ciudadanos que reclama un discurso propio y una labor de oposición frente a Díaz se está consolidando en el partido, generando inquietud en el equipo de Marín. Desde el PSOE se advierte una “ansiedad” del líder de C’s por entrar en el Gobierno autonómico y blindarse así de la amenaza de las primarias.

Fruto de ese temor sería el cierre de filas de Marín con su Ejecutiva el verano pasado. El portavoz parlamentario se rodeó de fieles y dejó a Luis Salvador fuera del órgano de dirección para consolidar su liderazgo frente a la amenaza de una candidatura alternativa a la suya en las primarias a la Junta.

Las expectativas en torno a Salvador despuntaron a raíz de las elecciones internas celebradas para la elección de los compromisarios andaluces a la Asamblea Nacional del partido del pasado febrero. El diputado obtuvo 683 votos y se convirtió en el compromisario con más apoyos en Andalucía, muy por delante del segundo nombre más votado, Raúl Fernández Asensio, con 549 votos.

La amenaza sobre el liderazgo de Juan Marín es un nuevo factor para que Susana Díaz convoque un adelanto electoral en la comunidad. La elección de Salvador podría favorecer el entendimiento de C’s con el PP, un diálogo roto ahora por la fortaleza de su alianza con los socialistas. Un crecimiento en escaños del partido de Albert Rivera en la comunidad podría respaldar una investidura de Juanma Moreno Bonilla si el PP logra mejorar sus resultados.

Un sector de Ciudadanos lo entiende así  y teme que la presidenta convoque en torno al Día de Andalucía, el 28-F, cuando se conmemora el referéndum de 1980 que otorgó autonomía plena a la región. Esa maniobra dejaría a Ciudadanos a merced de unas primarias exprés para elegir a su nuevo candidato.

Outbrain