La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha reprochado este miércoles a todos los grupos municipales de la oposición que ninguno de ellos «haya tenido una expresión directa» dirigida a ella para mostrar su lejanía con «algo tan denigrante» como las amenazas de muerte que se vertieron contra ella en un chat de policías. La alcaldesa de Madrid se ha pronunciado así en una comparecencia ante el Pleno municipal, en referencia al grupo de whatsapp profesional con un centenar de agentes donde se despreció y amenazó de muerte a la alcaldesa, se insultó a periodistas y migrantes y se alabó a Hitler.

Carmena ha dicho que le ha «sorprendido mucho» que ninguno de los grupos municipales se hayan puesto en contacto con ella de forma personal para lamentar esos insultos y amenazas «muy graves» y «muy trascendentes» que se produjeron por parte de un sector muy pequeño de la Policía Municipal.

«Me pueden reprochar lo que les parezca, pero yo sé que no me reprochan que yo siempre suelo estar pendiente de sus circunstancias personales y cuando cualquiera de ustedes tienen una dificultad en la vida, hago todo lo posible por volcarme y tener la actitud más solidaria», ha dicho la alcaldesa a todos los ediles, ninguno de los cuales ha tenido una «expresión directa» dirigida a ella para mostrar distancia ante esas acusaciones, ha dicho.

«Ni enfrentamiento ni odio»

«Y si me preocupa que ustedes no se hayan dirigido directamente a mí para hacer esa manifestación no es tanto en lo que se refiere a mi persona, sino mucho más por la imagen que nosotros podemos dar de Madrid», ha continuado Carmena, que ha dicho que le hubiese gustado mucho escuchar ese apoyo en el Pleno. «No es por mí, no es porque sea la alcaldesa, es porque nosotros no podemos consentir que en Madrid se genere ese nivel de enfrentamiento ni de odio», ha dicho la alcaldesa a los ediles de la oposición.

En el chat se llamaba a Carmena «vejestorio despreciable», entre otros insultos, y se decía: «Lo que es terrible es que ella no estuviera en el despacho de Atocha cuando mataron a sus compañeros».

El Juzgado de Instrucción 42 de Madrid ordenó a las fuerzas y cuerpos de seguridad que identificasen a los agentes municipales de la capital que presuntamente amenazaron al compañero que denunció inicialmente esos comentarios. Tres de ellos han sido suspendidos de sus funciones de forma cautelar.