El candidato del PP a la presidencia de la Generalitat, Xavier García Albiol, ha admitido que la decisión para que se devuelvan al monasterio de Sijena (Huesca) los bienes que están en el Museo de Lérida “no nos gusta, pero hay una resolución judicial”. El dirigente popular ha apuntado así a la Justicia como responsable de la resolución de este conflicto sin querer aludir a su compañero de filas, el ministro de Cultura, Íñigo Méndez de Vigo. Lo cierto es que desde el PP catalán hubieran preferido que Méndez de Vigo retrasara la orden de devolución por entender que les perjudica de cara a la campaña de las elecciones catalanas.

En el transcurso de un desayuno informativo en Madrid organizado por Europa Press y en el que ha sido presentado por la ministra y secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, Albiol ha recordado que su partido “se ha manifestado a favor” de que los bienes siguieran formando parte de la colección de Lérida, “pero por encima de cualquier sentimiento o voluntad general, debe haber un respeto a la legalidad”, en alusión a la sentencia del juzgado de primera instancia número 1 de Huesca que ha ordenado su traslado.

Arguyen los populares que no pueden exigir a los independentistas el cumplimiento de la legalidad y luego no hacer cumplir las resoluciones judiciales, incluso a falta de una sentencia firme sobre un litigio que tiene mas de veinte años de antigüedad y que se resolvió parcialmente con la restitución de parte de ese patrimonio a la localidad oscense. Pero aún así, no han podido ocultar, al menos en privado, su malestar sobre lo extemporáneo, a su juicio, de la decisión.

El candidato ‘popular’ califica de “ocurrencias” las propuestas económicas de Iceta

Precisamente, interrogado Albiol sobre sus opciones electorales ante unos sondeos poco favorables, ha esgrimido que el PP tiene voto oculto en Cataluña por lo que posiblemente saque mejores resultados de los previstos y que, en todo caso, su objetivo es tener “una fuerza decisiva” que le sirva para “modular las debilidades que puedan tener PSC y Ciudadanos”.

Alude así a los coqueteos que dice ver en socialistas y naranjas con Podemos, argumentando que no puede haber pactos económicos y sociales “con un partido tan irresponsable como es Podemos”.

Tras afirmar que Carles Puigdemont “es capaz de cualquier tipo de escenificación” respecto a la posibilidad de que vuelva a España un par de días antes del 21-D, ha calificado de “ocurrencia” la propuesta del candidato socialista, Miquel Iceta, de crear una hacienda propia catalana o de promover una quita para al elefantiásica deuda catalana. Primero, “porque daría una imagen de triunfo del independentismo” y, segundo, porque sería insolidario con el resto de España.