El presidente de la Audiencia Nacional, José Ramón Navarro, ha asegurado este jueves que son conscientes de que “algunas cosas pueden quedar impunes en Cataluña”. Durante unas jornadas sobre Justicia y Terrorismo celebradas en Bilbao, Navarro ha señalado que acciones como “los escraches” contra agentes de la Guardia Civil ocurridos durante los días en torno a la consulta del 1-O pasado “por parte de algunos colectivos” pueden quedar sin sanción de los tribunales por su difícil “encaje legal”.

Navarro ha mostrado su “preocupación” al respecto y se ha mostrado partidario de abordar una reflexión en torno al contexto legal en el que se insertan este tipo de hechos que en el caso de situaciones como las ocurridas en Cataluña podrían quedar “a expensas de alguna modificación legislativa”.

Navarro asegura que situaciones como los ‘escraches’ a la Guardia Civil se pueden encontrar con dificultades de ‘encaje legal’

En las jornadas, organizadas por el Centro Memorial de Víctimas del Terrorismo, la UPV y el Instituto Valentín de Foronda también ha intervenido el Teniente Fiscal de la Audiencia Nacional, Miguel Ángel Carballo, quien se ha referido a los avances logrado en la cooperación internacional no sólo en lo relativo a la lucha contra el terrorismo sino también en otros ámbitos como el cumplimiento de las órdenes internacionales de entrega. En este sentido se ha referido al caso del ex president de Cataluña, Carles Puigdemont, huido en Bélgica y en el que ha destacado el papel de la fiscalía belga.

Carballo ha apuntado que la Fiscalía de aquel país ha dejado claro que ellos entregan “a un ciudadano de la UE por unos hechos y sólo bajo el criterio de que sean delito en su país de origen”. Por ello, ha confiado en que todo se desarrolle con normalidad ya que supone “un gran avance” que la entrega de ciudadanos en situaciones como las de Puigdemont no estén condicionados a qué el delito del que se le acusa en España ni que “tenga que ser necesariamente delito o se llame del mismo modo en Bélgica”.

Ha explicado que la Fiscalía trasladó a Bélgica que ese tribunal “no es un tribunal excepcional”, sino “un tribunal ordinario” aunque “especializado”, donde se aplican “la misma normas de procedimiento” que en el resto de tribunales. En este sentido, ha explicado que, con ocasión de la emisión de la ‘orden europea’ de detención de los exmiembros del Govern en Bélgica, sus colegas belgas, en los contactos previos a su valoración, “todavía se insistía y se preguntaba si la AN es un tribunal de excepción “y si el procedimiento que se aplica es un especial, distinto al de otros tribunales'”: “Parece que es algo que todavía sorprende. Por supuesto, se le contestó que no es un tribunal excepcional, ni siquiera especial. Es un tribunal que tiene una competencia funcional cualitativa específica, donde se aplican las mismas normas del procedimiento que en el resto de tribunales de España y tan solo existen unas especialidades procesales en cuanto a que se trata de terrorismo”, ha indicado.