La Audiencia Nacional ha condenado a dos años de prisión al ex consejero madrileño Francisco Granados por el chivatazo que le dio un guardia civil acerca de la operación Púnica, la misma pena que ha recaído en ese agente, José Manuel Talamino, mientras que para el tercer acusado, José Luis Caro Vinagre, guardia civil en excendecia, la pena ha sido de un año y medio.La sección primera de lo Penal considera a los tres responsables de un delito de revelación de secretos, en el caso de Granados y de Caro Vinagre es aprovechamiento de esa revelación, y en el de Talamino violación del secreto.

La sentencia cuenta con un voto particular concurrente del magistrado Nicolás Poveda, que considera que el “conseguidor” de la Púnica David Marjaliza y su secretaria -que aseguraron que Granados les pidió que destruyeran documentación y la quemaran un día de niebla-, incurrieron en el juicio en “numerosas contradicciones” por lo que ve falta de “verosimilitud” en sus declaraciones incriminatorias hacia el exconsejero madrileño.

“El Sr. Rodríguez Talamino vivía en Valdemoro, conocía al Sr. Granados Lerena, que había sido alcalde de la localidad (…). Sabía que Marjaliza desarrollaba sus negocios en el edificio Éboli de Pinto, así como la relación que mantenía con Granados”, asegura en tribunal en el auto al que ha tenido acceso OkDiario.

Además, en las 42 páginas a las que han tenido acceso, también se mencionan varios encuentros entre el ex dirigente del PP y Talamino, el 5 de septiembre por la noche y la tarde del 6 de septiembre. La defensa de Granados ha asegurado que recurrirá la sentencia.