Los socialistas han desembarcado hoy con todas sus armas en el mitin central del PSC, un acto en el que una idea ha enlazado las intervenciones de todos sus oradores: el PSC es el auténtico «voto útil» de izquierda no independentista en unas votaciones «históricas». Quien mejor lo ha expresado ha sido Josep Borrell, al afirmar que «a Pablo Iglesias el cinturón rojo le va grande».

En el primer acto de campaña al que se ha incorporado el ex presidente José Luis Rodríguez Zapatero, -que ha protagonizado su particular acto de reconciliación con el socialismo catalán- el otro mensaje del día ha sido aprovechar su presencia y la de Pedro Sánchez para argumentar que «con un presidente socialista» en el Gobierno y la Generalitat  no se hubiera llegado a este extremo.

Un acto que se ha convertido en una autentica demostración de músculo socialista, con 5.000 personas y 70 autobuses movilizados de toda Cataluña para conseguir organizar el acto más multitudinario de la campaña -sólo C’s se ha acercado a esa cifra con 4.000 personas en l’Hospitalet de Llobregat-.

El problema de Cataluña no es España ni el de España es Cataluña, el problema es que tenemos unos pésimos gobernantes que confrontan territorios» dice Sánchez

«El problema de Cataluña no es España ni el de España es Cataluña» ha insistido Sánchez, «el problema es que tenemos unos pésimos gobernantes que confrontan territorios» tanto en la Moncloa como en el Palau de la Generalitat.

Una idea defendida también por Zapatero que Miquel Iceta ha aprovechado para  recriminar a Podemos que no apoyara la investidura de Pedro Sánchez. «Hay que lamentar la falta de visión, o de otra cosa, de Podemos lo impidiera».

El candidato ha apelado al voto útil no independentista de quienes además de rechazar el procés defienden políticas de izquierdas. «La solución no es el PP y C’s, si queremos que la alternativa al independentismo no sea de venganza, ni de derechas, el voto que lo garantiza es el PSC» ha concluido para reclamar «concentrar el máximo de votos de izquierdas en la candidatura del PSC».

Una apelación al voto útil que ha venido precedido por la advertencia de que «más  independentismo significa menos empresas, menos empleo, menos Europa, más división y más caos, no nos lo podemos permitir» y dejar claro, una vez más, que «ningún voto al PSC servirá para prorrogar el contrato a los dirigentes que nos han llevado hasta aquí».

Zapatero: Han conseguido ser el único problema internacional en el que hay unanimidad, nadie ha considerado serio ni admisible la declaración de independencia»

Zapatero, por su parte, ha destacado que el Govern Puigdemont «ha conseguido el récord de ser el único problema internacional con plena unanimidad en todo el mundo, nadie ha considerado serio ni admisible la declaración de independencia». El ex presidente ha señalado además que «me da igual que sea en nombre del dios nacionalista, religioso o ideológico. La democracia es un sistema sabio, fruto de la razón, que puso en claro que ningún hombre debe estar por encima de la ley, da igual que se vaya en busca de república o esté en Bruselas».

También Borrell se ha referido al carácter religioso de la fe independentista, y ha criticado las descalificaciones de los independentistas. «No podemos aceptar que se nos diga que somos fascistas, que alguien diga -en referencia a «mosén Junqueras»- que si su partido pierde las elecciones será un problema de país, porque el país habrá perdido dignidad, ni aceptar que se diga que estas elecciones hay que escoger entre el bien y el mal, esto es medieval».

«Sois el mal» ha advertido Borrell a los simpatizantes socialistas reunidos en el Forum, y esto significa que «el problema no es sólo jurídico o político, el problema es religioso, empiezan a parecerse a una religión».