Un tren de pasajeros ha descarrilado y ha caído sobre una autopista a las afueras de la ciudad estadounidense Seattle, lo que ha provocado al menos varias víctimas mortales y el colapso total del tráfico en la zona, según confirman diversos medios citando fuentes de la Policía local y de la oficina del Sheriff del condado.

Según estas informaciones, en el tren accidentado viajaban unas 78 personas. El vehículo, el tren 501 de la compañía Amtrak, cubría la ruta entre las ciudades de Seattle y Portland, un nuevo servicio de alta velocidad que precisamente se había inaugurado este mismo lunes.

El convoy ha caído sobre la autopista Interestatal 5, entre las localidades de Lakewood y Olympia. La carretera ha quedado cerrada en ambas direcciones, según ha explicado el Departamento de Transportes del estado de Washington. «Usad rutas alternativas, estaremos aquí un tiempo», ha tuiteado una portavoz, Brooke Bova.

La Policía del condado de Pierce ha informado de «heridos y víctimas» como consecuencia del incidente, si bien las autoridades no han aclarado el alcance de los daños personales. Sí ha confirmado, no obstante, que «varios coches» han sufrido el impacto de los vagones caídos. El tren había partido desde Seattle a las 6.00 (hora local) y ha descarrilado por causas desconocidas.

Los vagones del tren siniestrado están fabricados por la compañía española Talgo, según informa El Mundo, mientras que la locomotora pertenecería a la compañía germana Siemens, según otras informaciones.

El Departamento de Transporte ha explicado que el convoy circulaba por una nueva zona creada precisamente para que los transportes evitasen curvas más lentas y túneles de un solo sentido.