Política

Artadi viaja a Bruselas para preparar el regreso de Puigdemont

Elsa Artadi celebra el resultado electoral con Jordi Turull y Josep Rull EFE

«Esta tarde volaremos a Bruselas». Este ha sido el primer anuncio de Elsa Artadi, jefa de campaña y portavoz oficiosa de Carles Puigdemont en Cataluña, la mañana después de que JxCat se impusiera en el bloque independentista con 10.000 votos más que ERC. La lista del president ha visto revalidada su tesis, Carles Puigdemont ha recibido el aval del independentismo como el «presidente legítimo» frente a unos republicanos todavía en estado de shock y estudian ahora cómo y cuándo debe volver. Esa será la gran cuestión en el encuentro que la dirección de campaña celebrará esta tarde en la capital belga.

Lo que no ha especificado, aunque en JxCat se da por supuesto, es que ese retorno debe ser como candidato a la investidura de la Generalitat, con el apoyo garantizado de ERC y la CUP como líder de la lista más votada del independentismo. Una condición en la que Artadi ha insistido en cada una de sus intervenciones públicas durante los quince días de campaña y que se ha visto premiada por los votos. La portavoz independentista se ha mostrado convencida hoy de que el acuerdo con republicanos y antisistema se materializará en pos de la república, dejando claro que les será difícil resistirse a apoyar al candidato independentista más votado, pero la negociación no será fácil.

Más allá de las proclamas públicas, el encuentro de esta tarde debe servir también para definir quienes de los integrantes de la lista serán los auténticos candidatos a formar gobierno en Cataluña, dado el carácter de imputados de seis los siete primeros por Barcelona. Y en esta quiniela Artadi, pese a ocupar un discreto décimo puesto, tiene todos los puntos para convertirse en cabeza de lista de facto. El PDCat, borrado de la lista con la excepción de los ex consellers imputados, tampoco tuvo ninguna presencia en la noche electoral; su coordinadora general, Marta Pascal, ni siquiera acudió a la celebración. Y quienes preceden a Artadi en la lista, Laura Borrás y Eduard Pujol, han adquirido notoriedad durante la campaña pero no cuentan con la confianza de Puigdemont ni el conocimiento del funcionamiento interno de la Generalitat que atesora la ex colaboradora de Andreu Mas-Colell.

ERC pide un gobierno de concentración independentista

Para formar gobierno, el bloque independentista deberá ponerse de acuerdo en un programa de gobierno que vaya más allá del indulto a los políticos y líderes soberanistas imputados por rebelión, que sólo depende de la justicia. Y en ese empeño las primeras reacciones de los portavoces independentistas muestran las futuras dificultades. El portavoz de ERC, Sergi Sabrià, ha abogado por abrir la negociación para un gobierno en el que quieren ver integrada a la CUP y llegar a acuerdos con los comunes de Xavier Doménech. Es decir, reforzar el ala izquierda del independentismo, derrotada por JxCat.

Antes de llegar a ningún acuerdo, los republicanos deben además digerir el abrazo del oso al que les ha sometido la ex convergencia de Carles Puigdemont gracias a la ventaja electoral que le ha supuesto su huida a Bruselas. Una digestión que no será fácil, a tenor de las declaraciones de diversos dirigentes republicanos; especialmente su presidente, Oriol Junqueras, y el ex conseller de Justicia, Carles Mundó, que han intentado sin éxito hacer valer su coherencia al afrontar en España las consecuencias judiciales de sus decisiones políticas, mientras Puigdemont huía a Bruselas.

El candidato de la CUP, Carles Riera, sigue insistiendo por su parte en que la formación antisistema sí está dispuesta esta vez a integrarse en un gobierno independentista, siempre y cuando su programa señale como único objetivo proclamar la república, sin pasar por la negociación bilateral con el Gobierno que para Esquerra debe ser el primer paso del futuro Govern.

Te puede interesar

Comentar ()