La Fiscalía ha pedido al juez del Supremo Pablo Llarena que cite como investigados en la causa abierta por rebelión al ex major de los Mossos Jose Lluis Trapero y a Josep María Jové, segundo de Oriol Junqueras, y al que se le intervino el documento Enfocats sobre la hoja de ruta independentista.

En su petición a Llarena, la Fiscalía, que reclama que el Supremo se haga con la investigación a Trapero que quedó en la Audiencia Nacional, solicita pedir un informe a la Dirección General de los Mossos d’Esquadra sobre la entrega el 1-O de teléfonos móviles a agentes que realizaron labores de vigilancia para la comunicación con sus unidades y responsables.

En lo que respecta a Jové, la Guardia Civil se incautó durante el registro en su domicilio una agenda Moleskine que ponía al descubierto los nombres de más 40 personas que participaron en reuniones reservadas para planificar la independencia de Cataluña.

La Fiscalía, cuyo escrito coincide con la decisión de Llarena de imputar a Artur Mas, a Marta Rovira y Anna Gabriel en esta causa, solicita además que el Supremo pida al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña y al Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona las actuaciones que han llevado a cabo para frenar el proceso independentista en Cataluña.

Pide que los ex ‘consellers’ vuelvan a declarar

La Fiscalía reclama igualmente que se amplíe la declaración a los exconsejeros catalanes que hasta la fecha han sido interrogados por la juez Lamela en la Audiencia Nacional el pasado 2 de noviembre y por el juez Pablo Llarena el 1 de diciembre. En la actualidad sólo hay dos miembros del exgobierno que siguen en prisión por los hechos: Oriol Junqueras y el que fuera responsable de Interior Joaquim Forn.

El Ministerio Público solicita igualmente, que se reclame al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) toda la información relativa a la celebración del referéndum ilegal del 1 de octubre, los preparativos llevados a cabo por el exgobierno catalán así como una presunta utilización de fondos públicos destinados a la consulta ilegal.

También quiere acceder a las diligencias que obran en el Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona que es el que desde febrero lleva investigación de los preparativos del referéndum y de presuntas irregularidades en torno al proceso soberanista cometidos presuntamente por los exmiembros del ejecutivo catalán.

Entre ellas se encuentran la aprehensión y volcado de ordenadores incautados durante el registro ordenado por este juzgado de instrucción los días 20 y 21 de septiembre y las conversaciones telefónicas mantenidas entre los implicados durante esas jornadas.

Los teléfonos de los mossos

El fiscal pide que se requiera a la dirección general de los Mossos d’Esquadra la emisión de un informe del 1-O sobre las patrullas que realizaron labores de vigilancia en los lugares donde se celebraron votaciones y de las conversaciones telefónicas mantenidas entre las unidades.

Quiere saber las razones que motivaron el reparto de los terminales destinados a los agentes locales y los motivos por los que no se emplearon los canales habitualmente utilizados para comunicarse a tenor de las investigaciones que apuntan que los Mossos habrían empleado presuntamente unos teléfonos con los que habrían recibido y comunicado instrucciones internas si dejar rastro.

A día de hoy hay un total de 28 investigados en la causa del Supremo que son los miembros del gobierno catalán, los presidentes de ANC y Ómnium Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, respectivamente, los miembros de la Mesa del Parlament además de Artur Mas, Marta Rovira, Anna Gabriel, Marta Pascal, Mireia Boye Neus Lloveras en calidad de miembros del Comité Estratégico diseñados para cumplir con la hoja de ruta del ‘procés’.