Puigdemont se erige en heredero de los sufrimientos de Macià. Así ha quedado de manifiesto a raíz de la lectura de la carta enviada por el ex president de la Generalitat y que ha sido leída ante la tumba del líder catalán de la República, que falleció el día de Navidad de 1933.

El ex president ha ensalzado este lunes, en un mensaje que ha leído el ex conseller y también diputado electo Jordi Turull, el «coraje del ex president Francesc Macià», y ha dicho que Cataluña vive «un Estado de persecución a ideas legítimas, democráticas y no violentas«.

En la tradicional ofrenda floral a la tumba del primer presidente de la Generalitat republicana, Francesc Macià, Puigdemont se ha erigido como el «continuador de una larga cadena de esfuerzos y sacrificios», según informa Efe.

Ha afirmado, en alusión a su actual situación y a la de los exconsellers que se encuentran presos o fugados en Bélgica, que Macià «fue un hombre que también sufrió».

La carta de Puigdemont la ha leído Turull, acompañado del también exconseller Josep Rull, frente a la tumba de Macià.

Al finalizar su lectura, han cantado junto a los asistentes a esta ofrenda el himno catalán.

Forcadell muestra su «respeto por la opinión del jefe del Estado» y pide respeto por los resultados del 21-D

En el mismo acto, la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, ha mostrado respeto por el mensaje navideño del Rey: «Respeto la opinión del jefe del Estado y también espero que se respeten las opiniones de los catalanes que se expresaron en las urnas el 21 de diciembre», según informa Europa Press.

Forcadell, que ha estado acompañada de los miembros de la Mesa del Parlament Anna Simó (ERC) y David Pérez (PSC), ha lamentado que el homenaje de este año no sea normal porque no ha podido asistir el Govern, ya que hay miembros en la prisión y otros en Bélgica, y ha deseado que vuelvan todos a Cataluña una vez pasadas estas elecciones: «Porque los votantes así lo quieren».

Ha recordado a Macià como un inspirador para la política de hoy porque luchó por sus ideas, se exilió y «siempre continuó», lo que debe ser un estímulo para todo amante de la libertad. Al preguntársele si quiere volver a ser presidenta de la cámara, solo ha respondido: «Es una decisión personal que tomaré cuando sea el momento».

Y también ha contestado sobre un tuit del domingo de la consellera cesada Clara Ponsatí, que dijo: «Todavía no hemos sobrepasado el 50% del voto y esto nos obliga a ser honestos: la ratificación de la declaración no ha llegado todavía. Mientras, pero, ya podemos restablecer el Govern de las instituciones en casa».

«Que no ha habido un 50+1 es obvio pero como presidenta del Parlament no voy a valorar opiniones políticas», ha dicho Forcadell.