La presidenta de la Junta, Susana Díaz, ha lamentado este lunes, al hilo se que se haya iniciado el juicio del caso de los ERE, el «ataque salvaje» que han sufrido en los últimos años dos personas «honestas y decentes» como los ex presidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán, de los que nadie puede decir que se hayan llevado «un duro».En una entrevista con la Cadena Ser recogida por Europa Press, Susana Díaz ha señalado que después de tantos años en los que se ha investigado a Chaves y Griñán de «arriba abajo, sus bienes, sus casas y sus cuentas», y al propio PSOE-A, «no se ha encontrado nada».

«No han podido decir que Chaves y Griñán se han llevado un duro ni que ha habido financiación ilegal del PSOE-A en ningún momento, entonces aquí ¿qué es lo que ha habido?», ha planteado la presidenta.

«Han querido ganar en los juzgados lo que no han ganado en las urnas», ha dicho Susana Díaz en referencia al PP-A, al que ha acusado además de «llevarse por delante la imagen de dos presidentes que son dos personas «honestas y decentes».

No han podido decir que Chaves y Griñán se han llevado un duro ni que ha habido financiación ilegal del PSOE-A»

Ha agregado que la justicia, en el marco del juicio de los ERE, determinará si se han cometido determinadas «irregularidades o ilegalidades», pero Chaves y Griñán llevan años en los medios de comunicación, donde se les ha hecho un «juicio mediático», y no se ha podido demostrar que se hayan llevado «un duro».

En su opinión, ha sido todo tan «burdo» que han querido compararlos con los casos de exmiembros del PP como los de Luis Bárcenas, Rodrigo Rato o Francisco Granados, que sí se han «lucrado del dinero» de todos los ciudadanos.

«Han sido muchos años de un ataque salvaje a dos personas a los que, con el tiempo, tendrán que pedirles perdón», ha sentenciado Susana Díaz, quien ha insistido en que la justicia tendrá que determinar si en la etapa en la que fueron presidentes hubo cosas que no se hicieron bien, pero no se puede decir que ellos se han llevado «un duro».

Asimismo, Susana Díaz ha indicado que su Gobierno ha tenido que poner «controles nuevos» para elementos que han surgido y todo lo que marcó la Intervención General de la Junta se está llevando a cabo, el mayor control de las transferencias de financiación y una mayor transparencia.

«Evidentemente ha habido irregularidades y tendrá que determinar la justicia en qué plano», ha señalado Susana Díaz. Ha señalado que ella cree en la justicia, pero considera que es «lenta» en este país y ello genera mucha desconfianza. «No es posible que uno cometa un delito y luego se vaya a Baqueira a esquiar o en un yate», ha apuntado.

Exige a Rajoy que, a principios de enero, ponga sobre la mesa un nuevo modelo de financiación autonómica

Por otro lado, ha exigido al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que, a principios de enero, ponga sobre la mesa un nuevo modelo de financiación autonómica porque «ya no tiene excusas» tras la celebración de las elecciones catalanas.

Ha insistido en que España necesita cuanto antes una reforma del modelo de financiación autonómica, para la que ya «vamos tarde», y ha indicado que el presidente del Gobierno ya «no tiene excusas» para no ponerse a trabajar y hacer lo que tiene que hacer, que es reformar el sistema de financiación para garantizar la educación, la sanidad, la dependencia y los servicios públicos en todo el país en igualdad de condiciones.

Ha indicado que cuando Rajoy ha querido que algo saliese, se ha puesto las pilas y lo ha hecho en un corto plazo de tiempo, mientras que con el nuevo modelo de financiación autonómica ha demostrado que no tiene prisa y ha dejado este asunto «en el olvido».

Díaz ha señalado que el presidente ha «incumplido» su propia palabra, porque en la última Conferencia de Presidentes se comprometió a que pondría sobre la mesa un nuevo modelo de financiación antes de final de este año.