La AP-6 ha vuelto a abrir al tráfico en la provincia de Segovia con la única restricción al paso de camiones después del cierre anunciado en la tarde de este domingo por el incremento de la intensidad de la nevada en la zona.

Lo ha anunciado el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, desde su cuenta personal de Twitter, confirmando además la reapertura al tráfico en las autopistas A-51 y A-61, donde también se había cerrado por la nieve.

«La AP-6 vuelve a tener la circulación abierta al completo en ambas direcciones, con la única restricción del paso de camiones», ha escrito Zoido, que preside el gabinete de crisis reunido en la sede de la Dirección General de Tráfico (DGT) de Madrid.

Sobre las 20.00 horas, el director general de la Dirección General de Tráfico (DGT), Gregorio Serrano, había anunciado el cierre inmediato al tráfico de la AP-6. Después, Serrano detalló que la decisión se tomaba por «la fijación de la nube en un tramo de la autopista» y «por petición de la concesionaria» de la vía.

El tráfico en la AP-6 se reanudó este domingo sobre las 14.45 horas de manera provisional en ambos sentidos. A última hora del sábado quedaron atrapados conductores que circulaban en varios puntos de la AP-6, y han tenido que pasar la noche bajo el temporal, sin poder continuar la marcha hasta la mañana del domingo.

El director de la DGT, Gregorio Serrano, anunció a lo largo de este mediodía la finalización de las operaciones de rescate, tras horas de trabajos de la Unidad Militar de Emergencias, la Guardia Civil y los técnicos de la Comunidad de Castilla y León para retirar los vehículos de la nieve y limpiar las carreteras.

Una hora antes, la Unidad Militar de Emergencias (UME) informó de que había logrado acceder a todos los vehículos que habían quedado atrapados en la AP-6 en la provincia de Segovia y que esperaba poder consumar en breve el rescate de todas las personas afectadas por el temporal.

Las labores de rescate de la mañana se vieron complicadas, según Defensa, porque había «numerosos vehículos que, accidentados o atrapados, bloqueaban no sólo los carriles sino los arcenes, lo que ha dificultado el paso de los vehículos de emergencias».

Miles de usuarios de la autopista de peaje AP-6, que une Madrid y A Coruña, han estado más de 17 horas atrapados en la calzada a consecuencia de las fuertes nevadas caídas este sábado en la sierra de Madrid. La circulación ha sido imposible entre Villalba (Madrid) y Arévalo (Ávila) y una multitud de personas ha tenido que pasar la noche en los monumentales atascos, que han llegado a superar con creces los 60 kilómetros en ambos sentidos, por la ausencia de información oficial y máquinas quitanieves.

Cerca de la medianoche, el ministerio de Fomento confirmaba a El Independiente que la delegación del Gobierno en Castilla y León había pedido ayuda al ministerio de Defensa, movilizó a efectivos de la Unidad Militar de Emergencias desde las bases de Torrejón y León.

Las unidades de la UME, que llegaron a la zona cero del macro atasco sobre las 3 de la mañana, trabajaron en ambos sentidos de la circulación, desde Guadarrama y desde Arévalo, abriendo viales en la calzada para el avance de los vehículos en convoy y retirando vehículos accidentados que dificultaban el progreso de las quitanieves. La magnitud del atasco, no obstante, hizo lentas y complicadas las maniobras de los militares.

Los medios activados han sido máquinas quitanieves, cadenas para el rescate de vehículos y todoterrenos para el transporte de personas atrapadas a localidades cercanas. Fomento además ha activado más máquinas quitanieves de la Dirección General de Carreteras.

La delegación del Gobierno solicitó la ayuda militar con dos objetivos: auxiliar a las personas atrapadas en vehículos parados e inmovilizados y ayudar a la concesionaria Iberpistas en las labores de despejado de la vía, entre los puntos kilométricos 42 y 100.

El gigantesco colapso arrancó cerca de las 6 de la tarde. Las quitanieves por lo general no conseguían avanzar y la falta de rodaje sobre la vía provocaba que la nieve que seguía cayendo se congelara por las bajas temperaturas, impidiendo la tracción de la mayoría de coches que no portan cadenas.

Durante la madrugada se habilitaron pabellones e instalaciones municipales para que pudieran pasar la noche aquellos que consiguieran llegar o fueran evacuados a Villacastín, Arévalo (Cine Castilla), El Espinar (Pabellón de San Rafael) o Ávila capital (Pabellón de San Antonio).

Una de las principales quejas entre los usuarios es la de la palmaria falta de previsión por parte de la concesionaria privada de la autopista. Conductores que  utilizaron la vía pasado el sábado a mediodía, cuando la nevada comenzaba a ser copiosa, denuncian que no se ejecutaba entonces ningún trabajo sobre la calzada, pese al aviso de nevadas en la zona.

A mitad de tarde del sábado, la circulación ya estaba virtualmente restringida a un solo carril transitable y no operaban quitanieves. Después llegó el caos.

La DGT aseguraba la pasada noche que todos los medios disponibles están trabajando en las zonas afectadas por un temporal previsto durante la semana, pero los usuarios de la vía describían una situación distinta. «Esto es una auténtica locura, llevamos 5 horas en el coche. La situación empeora y nadie hace nada», contaba Máximo a primera hora de la noche, atrapado en la provincia de Segovia. Bien entrada la madrugada, seguía en el mismo punto. «No hay nieve como para esto. No pasan quitanieves ni hay información», añade Miguel, retenido a la altura de El Espinar. Muchas horas después, había avanzado 800 metros: «Son las cinco de la mañana y seguimos abandonados».

La carretera, desde la tarde y durante las primeras horas de la noche, ha permanecido cortada entre los puntos kilométricos 42 y 80, coincidentes con los túneles de Guadarrama y sus cercanías. Se trata de una de las zonas que más tráfico registra cada fin de semana, y la situación se acentúa en fechas señaladas de operación retorno, como las de la tarde de este 6 de enero.

Quitanieves atrapadas en el atasco

La ausencia de quitanieves se ha debido, en parte, a la falta de organización en la carretera. En un primer momento, a los coches se les ha organizado en fila de a uno para permitir el paso de Guardia Civil y de las primeras quitanieves. Al pasar estas, los vehículos han emprendido la marcha tras ellas, impidiendo el progreso de las que debían venir por detrás. Agentes de la Guardia Civil se afanan en abrir hueco, pero la vía se encuentra en un estado impracticable y las maniobras son complicadas.

«Estamos atrapados por culpa de los listos que ocupan el carril izquierdo y no dejan pasar al quitanieves, que está atrapado como nosotros, 100 metros detrás de mí», denuncia por Twitter Roberto. «La Guardia Civil que está por aquí nos dice que no hay manera de mover las quitanieves por la cantidad de coches atrapados en los tres carriles», añade Manuel también en la red social.

La situación ha colapsado también carreteras paralelas como la N-VI

La situación ha sido caótica y las soluciones improvisadas no han ayudado a mejorarla. Sin ir más lejos, los efectivos dispuestos en la AP-6 han comenzado a desviar tráfico en un primer momento hacia la N-VI, pasado el túnel de Guadarrama. Sin embargo, en la carretera de doble sentido la situación era aún peor y la circulación imposible sin cadenas. Tampoco allí han llegado a tiempo las quitanieves para evitar el atasco inicial, y muchos usuarios se han dado la vuelta para regresar a la AP-6, cada vez más colapsada.

«Esto tiene muy mala pinta», pronosticaba Pedro, que recriminaba a Gregorio Serrano, director de la DGT, un tweet publicado a las 20:17 en el que anunciaba que se reabría la circulación en ambos sentidos en la AP-6: «Salí de la gasolinera por este tweet. Lamentable». Como Pedro, son muchos los que viajan con niños y animales, y otros tantos los que comienzan a temer por el depósito de gasolina y la escasez de comida y agua.

Entre los atrapados que han acudido a las redes sociales a describir la situación y denunciar la falta de información está la diputada socialista en Madrid, Reyes Maroto. «Llevamos cinco horas atrapados, la Guardia Civil no aparece y las quitanieves son escasas y están atrapadas con nosotros», ha dicho en un vídeo publicado en su cuenta de Twitter.