Política

Roca enfría la reforma de la Constitución: "No hay vías al margen de la Carta Magna"

Miquel Roca, ponente de la Constitución, en el Congreso.

Miquel Roca, ponente de la Constitución, en el Congreso. EP

El ponente de la Constitución Miquel Roca ha advertido este miércoles que la Constitución «debe respetarse en su integridad» ya que «no hay vías al margen» de la Carta Magna, más allá de su reforma, que en todo caso no ha considerado imprescindible.

En su comparecencia ante la Comisión sobre el modelo autonómico del Congreso, Roca, quien fue ponente de la Constitución como representante de la minoría vasco-catalana, ha considerado que ninguno de los problemas territoriales que hay actualmente supone poner en cuestión la actual redacción constitucional.

«En la Constitución cabe lo que cabe, lo que no cabe en la Constitución no cabe», ha afirmado para añadir posteriormente que «lo demás puede ser interpretado y ampliado».

Por eso, ha manifestado que él cree que «un problema político puede resolverse políticamente» y ha instado a buscar esta solución al problema catalán a través del diálogo.

También ha indicado que el escenario idóneo para ese acuerdo es el Congreso, donde se puede «hablar, se puede discrepar» y ha instado a que se haga «ahora».

Roca ha señalado que si en el año 1978 los ponentes de la Constitución se enfrentaron a todo lo que debían enfrentarse, más se puede hacer ahora. «Tenemos los instrumentos para poder pactar, acordar, hablar, entendernos y comprendernos, ¿no lo podemos hacer?», ha cuestionado.

Para el ponente constitucional el actual modelo de organización territorial no está fallando por el tema competencial, por muchos recursos que haya ante el Tribunal Constitucional, sino por «otras cosas» y de hecho se agotó porque fue un modelo de éxito por el que las comunidades quisieron avanzar en el autogobierno.

De hecho, ha destacado el recurso de inconstitucionalidad del Estatut catalán fue un «error importante» porque se recurrió un texto ya refrendado por la ciudadanía, y «eso no es bueno» como han determinado las Cortes, que han establecido que los estatutos solo podrán ser recurridos antes del referéndum.

Pérez Llorca: ‘En España hay mucha ira’

El ponente de la Constitución José Pedro Pérez-Llorca ha considerado que en este momento no se dan las condiciones para abordar una reforma constitucional y que habría que «limpiar un poquito la atmósfera» porque en la España actual hay «mucha ira».

En su comparecencia, Pérez-Llorca ha coincidido con el otro ‘padre’ de la Constitución, Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón en que la vía para mejorar el sistema territorial sería la reinterpretación del texto a través de leyes y no una reforma. Ha considerado que esta sería un técnica «políticamente muy fecunda» frente a los «grandes problemas» que plantearía la estrategia de un texto refundido.

Al rechazar expresamente cambiar la Carta Magna, ha comparado la idoneidad de una eventual modificación con las condiciones «de presión y temperatura» que son imprescindibles para que llueva, «y que ahora no se dan». Y ha recordado que los ponentes constitucionales tenían claro «un proyecto común» de avanzar hacia la democracia pacíficamente, como decía una canción popular de entonces ‘Libertad sin ira’. «En España, ira hay mucha ahora» ha explicado.

Este «padre» de la Constitución ha advertido sobre una posible «solución concesiva» para el conflicto en Cataluña y ha reclamado que, por el contrario, se tomen medidas de integración para España, puesto que la amenaza es «la desintegración», en diversos ámbitos como en la lengua y la educación.

«La enseñanza fue el pecado original de la Constitución, fue nuestro gran error», ha reconocido Pérez-Llorca, porque en este ámbito o en el de la lengua la actual Carta Magna fue «más autonomista y liberal que la de la República».

Herrero de Miñón, frente a la reforma del PSOE

El ponente de la Constitución Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón ha rechazado de manera categórica la posibilidad de que España vaya hacia un Estado federal ya que es un sistema «polémico, indeterminado y costoso», por lo que descartarlo sería «un gran paso en el camino del consenso». El político, jurista y consejero de Estado ha especificado que se pueden hacer una serie de mejoras territoriales sin necesidad de reformar la Constitución.

Entre esas propuestas, ha citado la incorporación al Senado de la Conferencia de Presidentes con carácter permanente, o reformar las diputaciones provinciales.

Estas modificaciones, ha dicho, pueden hacerse «sin afrontar ahora una reforma formal de la Constitución, sino una mutación de la misma, mediante consenso de los agentes políticos», lo que supondría una reinterpretación del texto constitucional en vigor.

Comentar ()