El Gobierno vasco ha asegurado hoy que observa en el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, una disposición a “abrir la puerta” para un acercamiento de los presos de ETA a cárceles cercanas a Euskadi. El portavoz del Ejecutivo de Urkullu, Josu Erkoreka, ha añadido que si se confirma el “cierto punto de esperanza” que ven en las últimas manifestaciones al respecto de Zoido, “cabría albergar la esperanza de que en un tiempo razonable se pueda producir un cambio en la política penitenciaria”.

Erkoreka ha instado al Ejecutivo de Rajoy a dar el paso y secundar la medida anunciada el pasado fin de semana por el Gobierno de Emmanuel Macron que procederá próximamente a trasladar, de forma individualizada, a alguno de los 59 presos de ETA encarcelados en Francia a los centros penitenciarios más cercanos al País Vasco. “El Gobierno central debería tomar medidas y abrir una nueva fase”, ha señalado el consejero portavoz.

Para Erkoreka la medida que se impulsará desde el Gobierno galo “va en la buena dirección” ya que una política penitenciaria “excepcional ya no tiene ningún sentido”. Ha apelado al ministro del Interior a que aplique una política carcelaria a los presos de la banda que sea “humanitaria” y acorde “a la jurisprudencia del Tribunal Europeo de los Derechos Humanos” y con la “vida familiar” de los reclusos.

Erkoreka: «Cabría albergar la esperanza de que en un tiempo razonable cambie la política penitenciaria»

El pasado jueves, durante su visita al País Vasco, el ministro Juan Ignacio Zoido recordó que la reinserción de los presos “aparece recogida en el ordenamiento jurídico” y que quien desea reinsertarse “debe cumplir con una serie de requisitos, debe haber una serie de reconocimientos y a partir de ahí vendrá la aplicación de las normas, normas que todo el mundo debe cumplir”, dijo. Zoido ya apunto días atrás que a los presos de ETA no se les aplicarían “ni más ni menos” beneficios penitenciarios que a otros reclusos.

Santamaría estudia las 37 transferencias

Desde la Delegación del Gobierno en el País Vasco, se apuntó que ahora no bastaría con la disolución de la banda, que se anuncia para el verano, sino que se requeriría el reconocimiento del daño causado y la reparación hacia las víctimas “de forma individualizada”, aseguró el delegado, Javier De Andrés.

El nuevo movimiento en torno a la política de dispersión de los presos de ETA llega después de que el pasado sábado en Bilbao decenas de miles de personas se manifestaran en contra de su alejamiento en centros de fuera del País Vasco. Una marcha en la que la plataforma Sare, organizadora de la misma, y la izquierda aberzale recurrieron a los hijos de los etarras como principales víctimas del alejamiento que se les aplica.

La vicepresidenta se comprometió ayer con Erkoreka a estudiar las 37 materias que Euskadi le reclama para completar el Estatuto de 1979

El portavoz del Gobierno vasco también ha anunciado hoy que ayer mantuvo un contacto telefónico con la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáez de Santamaría, para instarle a activar el proceso de negociación de las competencias pendientes al que se comprometió el pasado verano. Erkoreka ha confirmado que Sáez de Santamaría le trasladó su intención de analizar en profundidad el informe remitido por el Ejecutivo vasco y en el que se detallan hasta 37 competencias pendientes de transferir y que recogería el Estatuto de Gernika de 1979. Por el momento no hay fecha para iniciar un posible periodo de contactos y negociación. Erkoreka ha dejado claro que la vicepresidenta también es consciente de que la prioridad pasa por la negociación de dos materias; la gestión de las prisiones y del régimen económico de la Seguridad Social.

El «buen hacer» de letrados del Parlament

Por último, el portavoz del Gobierno Urkullu se ha referido al pleno de investidura del Parlament de Cataluña y la polémica suscitada en torno a las limitaciones del voto que Justicia y Cámara han fijado para el presidente y algunos de los diputados electos que se encuentran en prisión o huidos. Erkoreka ha asegurado que como Gobierno se limitan a respetar el dictamen elaborado con “profesionalidad y buen hacer” por parte de los letrados de la Cámara y que impide la delegación del voto.

También ha señalado que el lehendakari Urkullu no ha mediado en la búsqueda de una salida a la conformación del Parlament ya que nunca intervendría en una cuestión que le es ajena si no se los reclamarán actores directamente implicados en el proceso de conformación del nuevo Gobierno en Cataluña.