El ex presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, no está dispuesto a renunciar a la idea de ser investido de nuevo, telemáticamente o por delegación, pese a las resistencias expresadas incluso desde sus socios de ERC. Así lo ha demostrado esta mañana en una entrevista a Cataluña Radio en la que ha respondido a las críticas de Oriol Junqueras por su pretensión de ser investido en contra de las normas del Parlament que «no se puede ser presidente si eres presidiario».

El líder de JxCat se ha negado además a responder a las advertencias de su ex vicepresidente y líder de Esquerra y ha argumentado que «no he podido hablar con él» para negarse a interpretar sus palabras en los últimos artículos publicados por el republicano, pero ha dejado claro que «la forma de respetar lo que ha votado la gente es la restitución».

«Lo que no me veo es gobernando desde prisión» ha insistido Puigdemont para rechazar que sea un problema ejercer la presidencia de la Generalitat desde Bruselas. «En la pasada legislatura me veía con los consellers en la reunión del Consejo Ejecutivo y no nos veíamos más en toda la semana» ha añadido para concluir que «no son las condiciones de normalidad que nos gustaría, pero hoy en día los grandes proyectos se gobiernan con nuevas tecnologías».

Lo que no me veo es gobernando desde prisión» señala Puigdemont, que defiende: «en la actualidad Cataluña se gobierna desde Madrid, son unos kilómetros más»

El ex presidente ha añadido como ejemplo que en la actualidad la Generalitat «se gobierna desde Madrid, son unos kilómetros más. La cuestión es gobernar la Generalitat desde Madrid o desde Cataluña y también desde Europa».

Puigdemont ha insistido a lo largo de toda la entrevista en la necesidad de respetar el voto de la gente, que pasa por la restitución de las instituciones catalanas. Una restitución que en su opinión implica no sólo levantar formalmente la aplicación del 155.

«Si se retira el 155 pero se hacen otras políticas, no sería la restitución» que a su juicio ha votado la gente otorgando 70 escaños al independentismo para que persista en el proyecto de crear una república catalana independiente. «La gente ha votado restitución, tenemos que servir este encargo de la forma más leal posible, aunque sabemos que no es un camino fácil».

Las dos primeras instituciones del país deben reunirse» ha advertido para convocar a Torrent a Bruselas

Ha confirmado igualmente que confía en que el presidente del Parlament, Roger Torrent, se traslade a Bruselas para mantener una entrevista con él sobre la investidura, más allá del encuentro que hoy protagonizará en el Parlament con Elsa Artadi. «Las dos primeras instituciones del país deben reunirse» ha concluido.

Por otro lado, el candidato de JxCat ha negado tajantemente que no pueda ser investido telemáticamente, descalificando un informe de los letrados del Parlament que «no ha pedido nadie» y ha insistido en que la decisión, política, corresponde a los 135 diputados «que son los que ha votado la gente».

Ha argumentado que «lo que no está expresamente prohibido por el reglamento del Parlament se puede hacer» -una tesis contraria a la de todos los juristas, que recuerdan que esa norma no es aplicable a las instituciones- para asegurar que «la fórmula encajará en el reglamento visto desde esta perspectiva, no le pediremos a nadie que apruebe un debate que esté prohibido en el reglamento».

También ha lanzado una advertencia al Rey Felipe VI que «si tengo los votos suficientes en la investidura, el jefe del estado no tiene ningún derecho a subvertir una votación legal e incumplir su obligación constitucional». En este contexto, ha respondido a la vicepresidente del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, que ayer aseguró que no permitirán la investidura de Puigdemont: «en qué ley del estado de derecho dice que un diputado electo que tiene mayoría no puede ser presidente. Si España quiere ser un estado de derecho tiene que comportarse como tal, practicarlo significa respetar la decisión de los ciudadanos».