El rey de España, Felipe VI, ha salido en defensa de la Constitución durante su intervención en la mañana de este martes en el Foro Económico Mundial que se celebra estos días en la ciudad suiza de Davos. «La Constitución no es un adorno. Es la expresión de la voluntad nuestros ciudadanos y merece el máximo respeto».

El monarca hacía estos comentarios al referirse al desafío independentista catalán, que en los últimos meses ha puesto en cuestión la unidad de España. Para Felipe VI, durante este proceso, «se ha intentado socavar las normas básicas de nuestro sistema democrático» y ha insistido que esta crisis ha dejado una lección muy importante, no sólo para España sino para todas las democracias, que es «la necesidad de preservar el Estado de derecho como pilar básico del sistema democrático».

Así, ha destacado que los desacuerdos y disputas políticas «deben resolverse de acuerdo con las reglas democráticas» y con los valores establecidos en la Constitución y en las normas democráticas.

Felipe VI ha defendido que en España se cumple la ley y prevalece la certidumbre jurídica

El rey también ha salido al paso de cualquier sospecha sobre la labor de la Justicia en esta cuestión, asegurando que «España es un país que cumple la ley y en el que, por lo tanto, prevalece la certidumbre jurídica».

Durante su intervención Felipe VI se ha referido a la conveniencia de mantener la unidad en un contexto que precisa, cada vez más, de respuestas globales.

En su defensa de la Constitución, el monarca español ha recordado que este año se cumplen cuarenta años de la aprobación de la Carta Magna, y ha sugerido que se trata de una gran ocasión para reivindicar el espíritu del entendimiento y la solidaridad.

Felipe VI ha insistido en su discurso en que el pueblo español se adentró «hace más de 40 años en el camino hacia la libertad y la democracia» y repasó los muchos logros que han hecho de España de una democracia consolidada, con unos elevados niveles de libertad, y que ha posicionado al país entre las grandes potencias económicas del mundo.

El rey ha defendido que a lo largo de este periodo, «el pueblo español hace tiempo que abandonó los clichés y dejó atrás leyenda negra que antes se nos atribuía» y avanzó la voluntad del país de «estar en el lugar que nos corresponde en el siglo XXI y que nos hemos ganado gracias a nuestros valores democráticos y también a nuestros progresos económicos».