Ha sido este miércoles ante los medios de comunicación cuando Irene Montero, portavoz parlamentaria de Unidos Podemos, informaba de que «portavoces y portavozas» de su grupo iban a acudir a un acto en el Círculo de Bellas Artes. No fue un lápsus. Como ella mismo ha confirmado este jueves, fue un acto premeditado para defender la igualdad entre hombres y mujeres que no defiende la RAE.

Sólo unas horas después de que Montero pronunciara esta expresión, la RAE precisaba en las redes sociales que el sustantivo «portavoz» es común en cuanto al género, lo que significa que coinciden su forma de masculino y de femenino. «El género gramatical se evidencia, en esos casos, a través de los determinantes y adjetivos: el portavoz español/la portavoz española», añadía la institución. Este jueves, además, el ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, señalaba con sorna que el Gobierno va a «mejorar mucho el sistema educativo en España».

Montero ha defendido el uso de esta expresión a pesar de las críticas que ha suscitado y ha recomendado al ministro de Educación que «lea más sobre feminismo e igualdad». «Quizás el ministro de Educación debería tomar ejemplo de Unidas Podemos, del conjunto del movimiento feminista y del conjunto de la ciudadanía y saber que, aunque suena extraño y, a veces, pesado, apuestan por defender la igualdad y no a una sociedad que invisibiliza a las mujeres», ha apuntado.

Montero ha denunciado que la RAE siga aceptando el término «fácil» como «mujer que se presta sin problemas a mantener relaciones sexuales»

A su juicio, el lenguaje se utiliza desde hace siglos «como instrumento para perpetuar el machismo en las sociedades», ya que «la mayoría» de los idiomas «usan el masculino para referirse también a la otra mitad de la población». En este sentido, ha recordado que «lo que no se nombra suele no existir». Por eso, ha defendido el uso de palabras de género femenino aunque no sean del todo correctas y desdoblar el lenguaje para avanzar en la igualdad.

El hecho de que la palabra «portavoza» no aparezca en la RAE no es motivo para no utilizarla para Montero ya que, ha señalado, esta institución «no es el mejor ejemplo de lucha por la igualdad» dado que entre sus definiciones sigue aceptando el término «fácil» en una de sus acepciones como «mujer que se presta sin problemas a mantener relaciones sexuales».

La vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, ha salido en su defensa y se ha mostrado partidaria de utilizar el término «portavoza» como «máxima feminista» y ha apuntado que ella misma se dirige así a su portavoz parlamentaria, Margarita Robles.

La RAE «no es un ejemplo de igualdad»

La RAE, que cada año incorpora nuevos términos, decidió en noviembre de 2017 considerar la expresión «sexo débil» como algo despectivo. Hasta entonces, en el término “sexo” aparece la expresión “sexo débil” como “conjunto de las mujeres” y en la de “sexo fuerte”, “conjunto de los hombres”. En su actualización, se indica un matiz: que se utiliza “con intención despectiva o discriminatoria”.

La portavoz de la formación morada no sólo ha criticado a la academia de la lengua por sus expresiones, si no también por su composición, ya que en su mayoría son hombres «y cuando se quiso incluir a mujeres, desde principios de siglo, se decía que no es sitio para mujeres porque los que entienden de letras son los hombres», ha denunciado.