Ciudadanos quiere saber cómo ha fiscalizado la Sindicatura de Cuentas -el Tribunal de Cuentas catalán- a la Fundación Josep Irla, dependiente de ERC. El objetivo es aclarar los pagos de esta fundación al ex juez y ex senador republicano Santiago Vidal, forzado a dimitir por el partido de Oriol Junqueras tras afirmar en varias conferencias que la Generalitat estaba cometiendo ilegalidades para recabar todos los datos fiscales de los catalanes.

Unas declaraciones que han llevado a Vidal ante la justicia. Ayer declaró ante el juez que instruye la causa por la organización del 1-O en la Audiencia de Barcelona, y lo obligaron a renunciar a su escaño de senador. Expulsado de la carrera judicial por redactar la constitución catalana, Vidal reclamó entonces a ERC el pago de un sueldo de 3.000 euros mensuales a través de la fundación del partido.

El partido naranja quiere destapar los jugosos réditos económicos que los lideres del independentismo han extraído del procés y ha centrado su mirada en tres ejemplos: Jordi Sánchez, Carles Viver Pi-Sunyer y el propio Vidal. El primero cobraba 8.000 mensuales de la Fundación de la Universidad Pompeu Fabra mientras presidía la Asamblea Nacional Catalana (ANC). El segundo recibió un sueldo anual de 100.000 euros como presidente del Consejo Asesor para la Transición Nacional, dependiente del Govern de Artur Mas. Y Vidal pactó los pagos de la fundación de Esquerra a cambio de su renuncia al Senado y a la escena pública. Tres jugosos sueldos sujetos en ultima instancia a instituciones sufragadas con dinero público.

Pactamos una compensación mensual de 3.000 euros hasta que me pueda reincorporar a la carrera judicial» recordaba Vidal a ERC

En el caso de Vidal, el portavoz de Ciudadanos, Carlos Carrizosa, recuerda en su petición que la Ley de financiación de partidos prohíbe la asunción de gastos correspondientes a los partidos políticos por parte de sus fundaciones vinculadas, y apunta a las informaciones que apuntan que Vidal habría pactado una compensación con ERC por la renuncia al escaño que debía ser asumida por la Fundació Josep Irla.

Se refiere al correo electrónico de Vidal que está incorporado al procedimiento que investiga el Juzgado número 13 de Barcelona. En ese mensaje, del pasado julio, Vidal reclamaba el pago pendiente al ex juez Lluís Pérez, director de la fundación, y recordaba que, cuando a finales de enero habló con «Marta» y con «Jordi» le hicieron pedir la dimisión como portavoz de ERC en el Senado y la aceptó sin oposición aunque «no tenía la obligación legal de hacerlo». El texto proseguía: «Pactamos una compensación mensual de 3.000 euros con el compromiso de colaborar con la Fundación Irla, asumiendo yo los gastos inevitables, hasta que el próximo febrero de 2018 me pueda reincorporar a la carrera judicial».

En este contexto, Carrizosa recuerda a la Sindicatura de Cuentas que su labor es «fiscalizar las asociaciones y fundaciones sometidas al protectorado de la Generalitat y vinculadas a partidos políticos» y solicita en consecuencia una relación detallada de las actuaciones realizadas hasta la fecha por la Sindicatura para esclarecer estos hechos.

Ciudadanoss ha presentado además una batería de preguntas sobre los pagos de la Fundación de la Universitat Pompeu Fabra (UPF) a Jordi Sánchez. El Grupo de Ciudadanos ha pedido a la Universidad información sobre los informes y estudios en los que haya participado el ex presidente de la ANC, así como las cuentas anuales de la fundación y el listado de patronos de los cinco últimos ejercicios. Carrizosa lamentó ayer que «la universidad pública pagara 8.000 euros al mes mientras hemos sabido que en ese periodo los profesores asociados están cobrando 300 euros mensuales».