Su rostro recorrió España en 2006, cuando se convirtió en uno de los pocos alcaldes en denunciar públicamente un desarrollo urbano en su propio municipio: Manuel Fuentes (1956) era regidor de Seseña (Toledo) cuando llevó a la Fiscalía Anticorrupción el PAU El Quiñón, la urbanización de Francisco Hernando El Pocero, 13.500 viviendas en un pueblo que tenía 10.000. El PAU se aprobó con votos a favor de cuatro concejales del PSOE y otros cuatro del PP, y el rechazo de IU, el partido de Fuentes. El Pocero solo construyó 7.500 antes de que la crisis estallara, pero le dio tiempo a presentar una decena de querellas contra IU.

Perdió la alcaldía en 2011 y se jubilará al final de esta legislatura. Como portavoz de IU en la oposición ahora denuncia Parquijote, que tendrá entre 3.500 viviendas (según ha proclamado el equipo de Gobierno del PP) y 6.066 (según las normas en vigor). El actual alcalde, el popular Carlos Velázquez que gobierna gracias a tres tránsfugas de Ciudadanos, rechaza la entrevista. «Entendemos que no aportaría nada nuevo, ya está todo aclarado y no hay ninguna novedad», ofrece el Consistorio por toda respuesta.

El alcalde actual rechaza una entrevista. «No hay ninguna novedad»

Pregunta.- ¿Qué es Parquijote?

Respuesta.- Es un viejo proyecto que se presentó en 1990 y del que hay constancia de varios convenios y que abarcaba casi cinco millones de metros cuadrados. Contemplaba 6.066 viviendas como máximo según las normas subsidiarias de 1996 [hoy están en vigor]. Se presentó un Programa de Actuación Urbanizadora (PAU) en 2003 que, más allá de la exposición pública y alguna solicitud de información,nunca se llevó a Pleno ni fue aprobado. También tramitó un Plan Especial de Infraestructuras (PEI) aprobado por la Comisión de Urbanismo en 2005.

P.- Con usted como alcalde.

R.- El PEI lo que viene a definir son las infraestructuras externas e internas que necesita esta monumental urbanización. Pero en ningún caso obliga a la construcción de viviendas: lo único que puede hacerlo es un PAU y un programa de actuación urbanizadora. Eso nunca se aprobó conmigo.

Nunca se aprobó durante mi alcaldía el PAU, como acaba de hacer el PP»

P.- El equipo de Gobierno del PP le acusa a usted de promover 7.500 viviendas. Lo dicen en notas de prensa municipales.

R.- Eso es falso y muy fácil de comprobar. Precisamente lo que hizo IU fue paralizar todas las recalificaciones de suelo y de actuación urbanizadora de ámbitos descomunales. Prueba de ello es que primero se contrataron unas directrices de Urbanismo y en 2010 se hizo lo mismo el Programa de Ordenación Municipal (POM): una urbanización de 6.000 viviendas con esa superficie no podía condicionar el modelo de ciudad. Además hubo participación ciudadana sobre Parquijote en 2010 y 2011, hasta que perdimos la alcaldía, y de esa participación salieron propuestas que apuntaban a reducir ese desarrollo a, como mínimo, un tercio.

P.- ¿Tuvo algún problema con los propietarios de suelo?

R.- Como desde 2003 hasta 2011 no se tramitó el POM, ni el PAU, ni el proyecto de reparcelación, los propietarios y agentes urbanizadores me enviaron escritos amenazantes porque decían que había responsabilidades que el ayuntamiento iba a tener que asumir. Pero no podíamos estar redactando unas directrices para definir el modelo de ciudad y aprobar un desarrollo de cinco millones de metros cuadrados. Había que repensar Seseña en aras de una ciudad amable, y creando Parquijote eso no se conseguía.

Los propietarios del suelo me enviaban escritos amenazantes por no tramitar nada»

P.- ¿En qué fase está ahora el proyecto?

R.- Pues estamos sorprendidos por la decisión que tuvo en diciembre de 2014 el documento de inicio del POM donde contemplaba aumentar hasta 7.394 las viviendas máximas, así como un millón y medio de metros cuadrados más de polígono industrial. Todo esto realizado desde el oscurantismo, porque Parquijote no era prioritario, como decían todos los informes. Y sin participación. En IU creemos que pasó algo extraordinario antes de diciembre de 2014 para que el alcalde adoptara la decisión de acelerar el desarrollo: una decisión así solo se hace con influencias externas con vinculaciones políticas.

P.- ¿Quién está detrás del suelo?

R.- Inicialmente Iberdrola Inmobiliaria, Urconsa y un entramado de empresas muy oscuras. Después entraron otros como el Grupo Carreras. Habría que preguntarse quién formaba parte de los Consejos de Administración de los propietarios de suelo para que Carlos Velázquez cambiase de opinión a finales de 2014 y aumentara el número de viviendas. Con informes que decían que Parquijote era inviable. También metieron una mejora en los aprovechamientos urbanísticos y de plusvalías, esto es, 1,5 millones de metros cuadrados más de suelo industrial.

Creemos que pasó algo extraordinario antes de 2014, cuando se dispara el número de viviendas»

P.- ¿Cuántas viviendas habrá? Las normas subsidiarias fijan 6.066. El equipo de Gobierno dice en público que 3.500. Y en diciembre de 2014 éstas se elevaron -temporalmente- a 7.500.

R.- Las vigentes son 6.066. Pasar de esa cifra a 7.500, como ocurrió hace tres años, es un pelotazo. Y lo digo aquí: conociendo a Carlos Velázquez, algo ha tenido que pasar para que aumente el suelo industrial sin que se reduzca el número de viviendas. Con los metros cuadrados que ya hay aprobados tendría que haber 1.500 viviendas como máximo. ¿Por qué no se reducen?

P.- El alcalde envió un burofax a este medio pidiendo una rectificación porque «el objetivo del convenio actual, aprobado en el pleno el 31 de enero de 2018, no es la construcción de 3.500 viviendas, sino cambiar los usos en una gran parte del ámbito».

R.- Toda la documentación del expediente del convenio contiene cuadros que hablan de como mínimo 3.500 viviendas en Parquijote. Veremos qué se hará. Pero ¿cómo es posible que el ayuntamiento cambie de opinión el 4 noviembre de 2016 sobre los aprovechamientos de este desarrollo a propuesta de los propietarios de suelo -no de los vecinos ni de los grupos políticos-, y tres días después [el 7 de noviembre de 2016] el Grupo Carreras compra 856.000 metros cuadrados de suelo? ¿Por qué se adopta esa decisión con urgencia?

El PP miente a la opinión pública diciendo que yo promoví 13.500 viviendas de El Pocero»

P.- Seseña fue el emblema de la corrupción urbanística con El Pocero. El equipo de Gobierno le acusa en comunicados a usted de promover las 13.500 viviendas de El Quiñón.

R.- Hay quien traslada una posverdad a la opinión pública. Quieren reescribir la verdad a base de mentiras. Quien tuvo un afán por sacar adelante los planes de El Pocero fueron el PP y el PSOE, pero los socialistas, y esto hay que reconocerlo, hicieron una regeneración en Seseña.