El rey Felipe VI ha llegado a la Via Laietana cerca de las 19.40 En el interior del Palau le esperaban ya tanto el delegado del Gobierno, Enric Millo, como el ministro de Energía y Turismo, Álvaro Nadal, junto a los organizadores del Mobile World Congress. El monarca ha llegado en hora al evento, pese a que al mismo tiempo los CDR celebraban por Twitter que no estaba pudiendo llegar a la recepción gracias a su movilización.

En la posterior cena, el monarca ha pronunciado un breve discurso en el que ha dado la bienvenida a todos los asistentes «a España y a Cataluña». Durante su intervención, el Rey también se ha expresado en catalán y ha dado las gracias «a la colaboración entre el Gobierno y la Generalitat para hacer posible el Mobile».

Colau y Torrent, que no han participado en la recepción, sí han asistido a la cena oficial: se sientan junto al ministro Álvaro Nadal

A su entrada al Palau de la Música, Felipe VI ha saludado y charlado brevemente con el jefe de los Mossos, Ferrán López. Acompañado de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, posteriormente ha procedido a la recepción previa a la cena oficial.

En el recibimiento no han participado ni el Ayuntamiento, ni la Generalitat, ni el Parlament. Roger Torrent, sin embargo, sí está asistiendo a la cena oficial, en la que participa con un lazo amarillo en la solapa de su traje. El presidente del Parlament está sentado en la mesa de autoridades entre la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y el ministro Álvaro Nadal. Ha sido el único de los presentes que no ha aplaudido las palabras de Felipe VI, mientras que la alcaldesa de Barcelona sí lo ha hecho. Torrent ha permanecido todo el discurso con las manos por debajo de la mesa.

Roger Torrent y Ada Colau, en la cena oficial del Mobile World Congress junto al ministro Álvaro Nadal.

Roger Torrent y Ada Colau, en la cena oficial del Mobile World Congress junto al ministro Álvaro Nadal.

Varias concentraciones, tanto a favor como en contra del Rey Felipe VI, se han desarrollado durante la tarde en Barcelona con motivo de la visita del monarca a la ciudad para inaugurar el Mobile World Congress. Los Mossos han cortado calles para evitar que los recorridos de estas movilizaciones se encuentren. También han establecido un bloqueo en la salida de la Plaza Urquinaona hacia la Via Laietana, donde se encuentra el Palau de la Música en el que se inaugurará oficialmente el evento.

También se han cortado los accesos desde calles más pequeñas, como Jonqueres, Ortigosa, St. Pere, Mare de Déu y Verdaguer. En todos esos puntos hay vallas y cordones de los Mossos, frente a manifestantes convocados por los Comités de Defensa de la República con cazuelas y silbatos. Los CDR han tratado de boicotear la recepción oficial y posterior cena de inauguración del Mobile World Congress, pero las autoridades han llegado con normalidad.

Tensión entre Mossos y manifestantes

En alguno de los accesos se han produciendo ligeros incidentes entre los manifestantes que trataban de avanzar y los agentes que establecen el perímetro de seguridad. Se han producido cargas en varios puntos contra los manifestantes que trataban de acceder a la Via Laietana.

A través de Twitter, los CDR han denunciado las «duras cargas» que se están produciendo por parte de los Mossos, aunque llaman a mantener la movilización callejera. Entre los que han recibido golpes de los policías autonómicos se encuentra un regidor de la CUP del municipio barcelonés de Tiana.

https://twitter.com/TianaCDR/status/967828233801609216

Más tarde, ya durante la cena, algunos manifestantes han tratado de tirar las vallas y desbordar a los Mossos d’Esquadra, que han respondido con cargas contundentes para contenerlos. Los miembros de los CDR les han lanzado pelotas de ping-pong y botellas de agua.

En algunos puntos también se han encontrado los manifestantes independentistas con los unionistas, que portan banderas de España y cantan «Puigdemont, a prisión». Los soberanistas reclaman libertad para los «presos políticos» y gritan «fuera el Borbón». En uno de estos encuentros se ha producido un conato de pelea.

Los Mossos cortan calles en el centro de Barcelona para impedir el escrache a Felipe VI en el Mobile World Congress.

Los Mossos cortan calles en el centro de Barcelona para impedir el escrache a Felipe VI en el Mobile World Congress. EFE

Concentraciones a favor del Rey

En favor de la visita del Rey a Barcelona, la Coordinadora por Tabarnia, junto a otras asociaciones, ha convocado una concentración a las 17.00 horas en la plaza de Cataluña de Barcelona con el objetivo de «dar la bienvenida al jefe del Estado«, según indica la plataforma Tabarnia en su cuenta de twitter, en apoyo a esta acción.

Varios cientos de personas se han reunido en una concentración que pretende convertirse en un «acto de desagravio a quien ha sabido defender el Estado de Derecho con la hegemonía moral que otorga estar del lado de la libertad, el Estado de Derecho y la ley», según explica la coordinadora en un comunicado. Durante el acto, seis activistas de la Coordinadora por Tabarnia leerán un manifiesto en español, catalán e inglés en el que explicarán sus fines.

También en apoyo al monarca hay convocada otra concentración a las 18.00 horas en la plaza Urquinaona con el objetivo de «neutralizar el escrache anunciado por parte de grupos radicales independentistas», reza la convocatoria, promovida por seis ciudadanos anónimos.

Los CDR a Urquinaona; ANC y Òmnium, con cacerolas

Por contra, también hay convocados actos de protesta contra la presencia del Rey en Barcelona. En concreto, la CUP, la Asamblea Nacional Catalana y Òmnium Cultural han convocado para las 21.00 de la noche una cacerolada contra el monarca: «Hagamos la cacerolada más grande del mundo», dice el cartel de la convocatoria. Esta iniciativa ha sido apoyada también por Junts per Catalunya, que ha distribuido imágenes llamando a hacer retumbar las cacerolas o los cláxones a esa hora.

«Este domingo el rey Felipe VI viene a Barcelona. Recibámoslo haciendo una gran cacerolada por haber dado apoyo a la represión policial contra votantes pacíficos el 1-O», ha escrito Òmnium.

Como antesala a todo esto, varias decenas de independentistas pertenecientes a los Comités de Defensa de la República están recibiendo a los congresistas en el aeropuerto de El Prat con carteles en los que reivindican derechos humanos, libertad y democracia, y han repartido folletos. Estos mismos CDR habían convocado a sus seguidores en la plaza Urquinaona desde las 17.30, para tratar de boicotear la llegada de Felipe VI al Palau de la Música.