La Ertzaintza ha decidido poner contra las cuerdas al Gobierno de Iñigo Urkullu. Una semana después de los graves incidentes ocurridos el pasado jueves en los aledaños del estadio de San Mamés, minutos antes del inicio del Athletic Club-Spartak de Moscú, durante el cual falleció un agente de la policía autónoma vasca, los principales sindicatos de la Ertzaintza amenazan con dejar sin recursos al Cuerpo ante la llegada de los radicales del siguiente equipo contra el que se enfrentan los rojiblancos el 15 de este mes: el Olympique de Marsella.

Desde el sindicato mayoritario, ERNE, hoy se ha instado a los agentes de la Brigada Móvil, el cuerpo de élite de intervención de la Ertzaintza, a solicitar bajas médicas en la semana del 12 al 19, durante el cual se celebrará el partido de vuelta de los octavos de final de la Europa League en Bilbao. Plantean además extender esta “semana de la salud laboral” también a la Unidad de Seguridad Ciudadana, con lo que de fructificar obligaría a una profunda remodelación de recursos a la Consejería de Seguridad.

Ante la imposibilidad de poder acogerse a la huelga, los agentes pretenden dejar sin efectivos la unidad o profundamente diezmada y complicar sobremanera la seguridad ante la llegada de los seguidores ultras del equipo francés, que ya provocaron graves altercados en otra visita anterior a la capital vizcaína hace ahora dos años.

Más medios y formación

Los sindicatos policiales reclaman mejoras en sus condiciones de trabajo. Creen necesario disponer de más efectivos en sus unidades, facilitar una mejor y más continuada formación a los agentes, además de compensaciones de carácter económico y mejoras de calendarios.

Tras la muerte del ertzaina Inocencio Alonso, de 51 años, desde la centrales policiales se denuncio la larga jornada laboral a la que se había visto sometido el agente, así como la mayor parte de la unidad de intervención. Subrayaron que el trabajo del dispositivo del que formaba parte lo había iniciado a las 07.00 horas de la mañana y los altercados se produjeron en torno a las 20.30 horas.

Cientos de agentes han abucheado a Urkullu y a su consejera de Seguridad a la llegada al Parlamento Vasco pidiendo su dimisión

Esta mañana alrededor de 200 ertzainas se han concentrado a las puertas del Parlamento Vasco donde han recibido con gritos y peticiones de dimisión al lehendakari Iñigo Urkullu y a su consejera de Seguridad, Estefanía Beltrán de Heredia. La movilización había sido convocada por los sindicatos Erne, ELA y Sipe.

Durante la concentración, el secretario general de ErNE, Roberto Seijo, ha denunciado que el modelo policial diseñado por el Departamento de Seguridad «está matando a la gente». Ha explicado que esta iniciativa consistirá en animar a los agentes que no se vean «en condiciones» de ir a trabajar a que acudan al médico y pidan la baja. Esta campaña, que se pondrá en marcha si el Gobierno Vasco no atiende a las demandas de la plantilla antes del 9 de marzo.

Además, algunos participantes en la protesta han lanzado insultos cuando llegaba a la Cámara la parlamentaria de EH Bildu, Jone Goirizelaia, que ejerce de abogada en el caso por la muerte de Iñigo Cabacas, el aficionado que murió en abril de 2012 como consecuencia del disparo de una pelota de goma por parte de la Ertzaintza tras el partido Athletic-Schalke 04.

Herri Norte y Ertzaintza, tensión creciente

La tensión entre la Ertzaintza y el entorno de la izquierda abertzale también se elevado en estos últimos días. El ‘caso Cabacas’, que ahora se juzga, ha provocado graves acusaciones entre la defensa de del joven, que ejerce la abogada Jone Goirizelaia, y la Ertzainza. La acusación imputa a varios mandos del Cuerpo la responsabilidad de la muerte del aficionado del Athletic y cuestiona la actuación de los agentes que intervinieron en los hechos.

El ‘caso Cabacas’ y los incidentes de la semana pasada han tensionado la relación entre los radicales de Herri Norte, afines a la izquierda abertzale, y la Ertzaintza

A todo ello se suma que el pasado fin de semana, tras el minuto de silencio que se guardó en San Mamés en recuerdo del ertzaina que murió el pasado jueves, el frente Herri Norte, afín a la izquierda abertzale, coreó “Justicia para Iñigo Cabacas”, actitud que fue recriminada por una buena parte de la grada del estadio, que consideró que suponía no respetar el acto de recuerdo que acababa de guardarse por el agente fallecido el jueves pasado.

Esa misma noche agentes de la Ertzainza intervenían en un local de Bilbao en el que Herri Norte, el frente de ultras del Athletic Club, celebraba un concierto. La intervención se justificó por una revisión de aforo incumplida en el local y que será sancionada. Sin embargo, tal intervención ha sido interpretada en el entorno de Herri Norte como una provocación y un paso más en el enfrentamiento entre el frente de ultras y el Cuerpo policial.