El PP ha salido en defensa cerrada del ex presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, que este martes ha comparecido en la comisión parlamentaria que investiga la supuesta financiación ilegal del partido en el Gobierno. El portavoz del PP en la comisión, Carlos Rojas, no ha formulado ninguna pregunta al compareciente sino que ha aprovechado su turno de palabra para hacer un alegato a favor de la presunción de inocencia con la conclusión de que “hoy aparece aquí un inocente”, en referencia a Camps.

A pesar de que se forzó su salida tras las elecciones autonómicas del 2011 y que se ha convertido en una especie de apestado para la nueva dirección del PP valenciano, el portavoz popular ha acusado a los partidos de la oposición de “sacar conclusiones por sí mismos”, de pretender “quebrar” al compareciente y de convertir la comisión, en definitiva, en algo más parecido a la “Inquisición” con la que romper “las reglas del juego”.

Tras defender que no era necesaria esta comparecencia, entiende que el motivo de la comisión no es “investigar nada” sino “desgastar al PP” con unas conclusiones que, vaticina, que están ya “pactadas y decididas”. En la sesión de hoy se ha buscado “desacreditar a un inocente” en un “escalón más hacia la ciénaga”, ha añadido con un punto de dramatismo.

Demonizado Camps por la izquierda, rechazado -hasta este martes- por los suyos, el ex presidente autonómico no ha necesitado, sin embargo, de ayudas externas para salir airoso del trance. Se ha mostrado rocoso proclamando que “todo el mundo sabe que soy una persona y un político honrado”.

En claro enfrentamiento con el portavoz socialista de la comisión, Artemi Rallo, ha señalado, en respuesta a la inculpación directa que de él ha hecho Ricardo Costa que su antiguo “número dos” “está en su legítimo derecho de defensa, que no puede ser de ofensa. Lo que sí ha variado es lo que ha dicho durante nueve años”, incluso ante el Tribunal superior de Justicia de la comunidad valenciana.

Con un tono firme, que Rallo ha calificado de arrogancia, ha agregado que Costa “se ha fallado a sí mismo” y ha aprovechado para exigir al socialista que no le hayan pedido perdón por recurrir su absolución en el tema de los trajes.

Camps asegura que los empresarios han seguido contratanto con el PSOE

También por las declaraciones de Costa en la  Audiencia Nacional se ha interesado la portavoz de ERC, Esther Capella, que le ha preguntado directamente sobre si el PP se financió con “dinero negro”.  “No se financió ilegalmente. No solo no es cierto sino que el señor Costa ha estado nueve años defendiendo justo lo contrario”, ha insistido Camps que ha usado este mismo argumento respeto a los empresarios y a Álvaro Pérez. Es más, ha dicho que esos mismos empresarios “han seguido contratando con la actual administración. Contrataban antes, durante y después. En mi vida me he metido en adjudicaciones ni hablado con empresarios”, ha defendido a las preguntas de Capella que ha sido mucho más concreta en sus preguntas que el socialista.

Con las primeras sospechas, en 2009, Costa le aseguró que las cuentas del partido estaban bien

Tras asegurar que “nunca vi las cuentas del partido”, aunque las aprobara, sí ha admitido que cuando surgieron las primeras informaciones que cuestionaban las cuentas del PP valenciano, allá por 2009, preguntó a Costa, le exigió una auditoria, también que diera explicaciones a Génova “y durante nueve años ha defendido con informes y peritajes esas cuentas. Lo explicó en rueda de prensa, en el partido, en sede judicial y siempre nos dijo que las cuentas estaban bien”.

Camps asegura “que nunca jamás puede decir un empresario que yo le dije que pagara tal cosa o que se le adjudicara otra cosa”.

Además, con la portavoz independentista ha protagonizado un curioso rifirrafe dado que ésta se ha empeñado en hablar del País Valenciá, que Camps ha negado una y otra vez que existiera como tal. Y en la defensa de la honorabilidad de su gobierno ha recibido la ayuda del portavoz del PP,  Carlos Rojas, que ha pedido al presidente de la comisión que le dejara apelar a la honradez de los populares.

“Siento el cariño de mi presidente”, dice Camps de Rajoy

Pero quizá una de las cosas más llamativas ha sido cuando, al arranque de su intervención, ha asegurado sentir “el cariño de mi partido y de mi presidente y de mi secretaria general”, en alusión a Mariano Rajoy y María Dolores de Cospedal. Asimismo, con un escueto “espero que sí” ha respondido a si sigue siendo militante del PP. En cambio, con su antiguo “amiguito del alma”, esto es, Álvaro Pérez “hace tiempo que no lo veo ni sé nada de él”.

Defiende Camps que ninguno de los imputados lo ha sido por enriquecimiento personal

Una de sus líneas de defensa ha pasado por poner el acento en que ninguno de los cargos del PP valenciano imputados “lo han sido por enriquecimiento personal” sino por “irregularidades administrativas” y que entre un 60 y 70 por ciento de esos imputados “han sido absueltos o se ha archivado la causa”.

Ha negado que nadie diera la orden a los empresarios de pagar actos del PP porque ha negado la mayor y que “Camps no está al final de ningún camino”.

El representante de Compromís, Joan Baldovi,  ha apelado incluso a sus creencias religiosas para que dijera verdad en la comisión. “¿Usted no sabía nada de todo esto?”, le ha espetado a lo que Camps ha asegurado no haber mentido nunca.

El ex president seguirá “pidiendo a la gente que vote a Rajoy porque lo está haciendo extraodinariamente bien”

Baldoví ha hecho una de las preguntas claves, esto es, porqué Valencia siguió contratando con las empresas de Correa a pesar de una supuesta  circular interna de Génova alertando de que se dejará de trabajar con ellos. El interpelado ha asegurado que nunca supo “de la existencia de esa nota ni del señor Correa, en mi vida”. Respecto a si Rajoy se ha desentendido de él ha apuntado que “he tenido una relación extraordinaria. Tenía un nivel de interlocución con mi presidente, pero cuando uno deja de ser dirigente del partido, debe asumir el papel que le corresponde y no voy a molestar a nadie en sus tareas cotidianas, que está haciendo extraordinariamente bien. Seguiré pidiendo a la gente que le vote”.

Llamativa ha sido la decisión del PNV de no efectuar ninguna pregunta, quizá un modo de “relajar” sus relaciones con el PP y Gobierno.

Camps, además, debe acudir este miércoles a la Audiencia Nacional, donde declarará como testigo en el juicio de la rama valenciana de la Gürtel una vez se apuntara a él como “cerebro” de la supuesta financiación ilegal de los populares de Valencia.