Mujeres | Política | Sociedad

El PSOE propone crear una oficina que vigile y multe la discriminación laboral de la mujer

La proposición de ley socialista obligaría a las empresas a adecuar las jornadas a la conciliación familiar de las trabajadoras

Carmen Calvo y Pedro Sánchez, en Ferraz.

Pedro Sánchez con la secretaria de Igualdad del PSOE, Carmen Calvo, en Ferraz. EUROPA PRESS

«Pasar de las palabras a los hechos», «remover obstáculos para la igualdad» y permitir que las mujeres puedan ejercer sus derechos de forma efectiva como «ciudadanas, trabajadoras y madres» son los objetivos de la proposición de ley para garantizar la igualdad de trato y de oportunidades entre hombres y mujeres en el empleo y la ocupación registrada este miércoles por el PSOE en el Congreso. Así lo ha explicado la responsable de Igualdad del partido, Carmen Calvo, que ha reprochado el «concurso de disparates» ofrecido por el PP y el Gobierno estos días con motivo de la huelga feminista del 8 de marzo.

Para ayudar a las mujeres a hacer efectivos sus derechos, el PSOE propone una amplia batería en materia de corresponsabilidad familiar y conciliación que establece multas de hasta 50.000 euros para las empresas que la obstaculicen; ampliación de permisos para cuidado de hijos hasta los doce años para padres y madres y la derogación de aspectos de la Reforma Laboral que no incentiven la vuelta de las mujeres a sus puestos de trabajo tras las bajas por maternidad.

Con el objetivo de vigilar, inspeccionar y multar a las empresas que discriminen a las mujeres, el PSOE propone la creación de una Oficina Estatal de Lucha contra la Discriminación por razón de sexo en el empleo y la ocupación que se integraría en la Inspección de Trabajo y de la Seguridad Social. Su misión sería impulsar y coordinar la aplicación de medidas contra la discriminación en el acceso al empleo, en la formación profesional, en la promoción laboral, en las condiciones de trabajo, especialmente en las retributivas, y en las de despido.

La Oficina elaboraría también estadísticas que permitan identificar esos ámbitos de desigualdad  e impulsará la inspección en las empresas o en los centros de trabajo donde se realicen. «Dentro de sus funciones se le podrá encomendar la tramitación y, en su caso, resolución de los procedimientos sancionadores iniciados por la Inspección de Trabajo y Seguridad Social en el ámbito de las competencias de la Administración General del Estado, de acuerdo con lo que se disponga reglamentariamente», establece la propuesta.

La proposición del PSOE tiene 49 artículos y repasa toda la normativa laboral del país, afectando a siete leyes, tres reales decretos y siete directivas comunitarias. «Es decir, nos acercamos más a Europa cuando miramos lo que nos ocurre en este país, cuando somos ciudadanas, somos trabajadoras y quizá queramos ser madres, cuando la maternidad se convierte en un elemento que obstaculiza y nos hace mucho más difícil el camino laboral y se nos trata con injusticia en tantos elementos, incluido el salarial y las pensiones«, ha explicado Calvo.

En ese sentido, la ley deja de «pedir que de manera benevolente» tengamos buenas palabras y propuestas para pasar «a las obligaciones y los hechos». La conciliación de la vida familiar, laboral y personal se convierte en un derecho individual «sobre el que negociar en el ámbito de la negociación colectiva» con el objetivo de «reforzar» a las mujeres.

En esta línea, la propuesta socialista limita el derecho empresarial a distribuir irregularmente la jornada de trabajo, la movilidad geográfica o la modificación sustancial de las condiciones de trabajo sin considerar las necesidades de las trabajadoras que están ejercitando sus derechos a la conciliación. Por ello, reconoce plenamente el derecho a la adaptación de la jornada de trabajo, en el caso de personas trabajadoras con hijos o hijas tras la reincorporación de un permiso parental y hasta que cumplan doce años, para lograr un acuerdo con la empresa sobre su derecho a la conciliación.

La proposición reduce el permiso por parto a seis semanas obligatorias tras el nacimiento destinadas a la recuperación de la salud de la madre. Se introduce un permiso por nacimiento para el otro progenitor de seis semanas obligatorias para el cumplimiento de las obligaciones establecidas en el artículo 68 del Código Civil. Se reconoce, además, un permiso parental, igual e intransferible, para el cuidado de menor de doce meses, sea por nacimiento, adopción, guarda con fines de adopción y acogimiento, de diez semanas de duración para cada progenitor.

La propuesta de ley modifica los supuestos de despido nulo en correspondencia con estas medidas, añadiendo también el que sufra una víctima de violencia de género por el ejercicio de su derecho a la tutela judicial efectiva, y se introducen incentivos para facilitar la corresponsabilidad en el cuidado de hijos.

Por ejemplo, la reducción de jornada podrá extenderse a los doce primeros años de vida del niño siempre que los dos progenitores la ejerzan en términos equivalentes. También habrá una semana adicional de permiso parental en esos casos y se reservará el puesto de trabajo para las excedencias para cuidado de menores de tres años, que se pondrá extender a 18 meses en esos caso de corresponsabilidad.

Comentar ()