Política

El gobierno de Merkel, tres dimisiones por plagio o por falsificar currículums

logo
El gobierno de Merkel, tres dimisiones por plagio o por falsificar currículums
Petra Hinz.

Petra Hinz.

Resumen:

Tras saltar la noticia de que la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, podría haber falsificado sus notas para conseguir un máster en la Universidad Rey Juan Carlos, Iñigo Errejón no ha tardado en poner el ejemplo de Petra Hinz, la diputada alemana que tuvo que dimitir tras admitir que se había inventado casi todo su currículum académico como jurista.

No es el único caso que le ha tocado esquivar al gobierno de la canciller Angela Merkel, anteriormente dos de sus ministros tuvieron que renunciar a su cargo siendo acusados de plagio en sus tesis doctorales.

Tras saltar la noticia de que la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, podría haber falsificado sus notas para conseguir un máster en la Universidad Rey Juan Carlos, Iñigo Errejón no ha tardado en poner el ejemplo de Petra Hinz, la diputada alemana que tuvo que dimitir tras admitir que se había inventado casi todo su currículum académico como jurista. No es el único caso que le ha tocado esquivar al gobierno de la canciller Angela Merkel, anteriormente dos de sus ministros tuvieron que renunciar a su cargo siendo acusados de plagio en sus tesis doctorales.

El caso de Hinz, que había sido diputada del cogubernamental Partido Socialdemócrata y estuvo 10 años como parlamentaria en la Cámara Baja, fue uno de los más sonados. Fue el diario West Allgemeine Zeitung quien difundió que aunque la diputada aseguraba tener la carrera de abogada, esta no sólo no había estudiado esta licenciatura sino que no tenía ni el título de Bachillerato que le permitía acceder a la misma.

La diputada, que formaba parte del partido de Angela Merkel, habría optado por estudios de Formación Profesional. “La señora Hinz no reconoce ahora mismo qué razones la impulsaron en su momento a dar estas informaciones falsas sobre sus certificados académicos”, apuntó su abogado, y añadió que aunque los hechos eran muy graves su cliente nunca había pretendido ejercer como jurista. Hinz, por otro lado, no tardó en pedir disculpas a “todos los que confiaron en ella” y dimitir de su cargo.

Los otros dos casos tuvieron lugar un par de años antes. En 2009, la entonces ministra de Educación y Ciencia, Annette Schavan, dimitió tras conocerse que su tesis doctoral era un plagio y además la despojaron de su título de doctora de Ciencias de la Educación. Algo similar a lo que le pasó en 2011 a Karl-Theodor zu Gutenberg, al que le quitaron el título de doctor en Derecho y le hicieron dimitir al enfretarse a acusaciones de falsificación y plagio.