El Gobierno movilizará a la Fiscalía contra Roger Torrent si el presidente del Parlament de Cataluña no desconvoca la sesión en la que está previsto que se celebre la segunda votación de investidura del candidato Jordi Turull.

Fuentes de Moncloa subrayan que Torrent está «obligado» a cumplir las peticiones de PP y Ciudadanos, que han demandado suspender el Pleno por la nueva situación procesal del candidato, en prisión preventiva desde la tarde de este viernes por decisión del magistrado del Tribunal Supremo, Pablo Llarena.

El Gobierno recuerda que existe doctrina del Tribunal Constitucional, dictada tras los intentos de investidura de Carles Puigdemont y Jordi Sànchez, que hace necesaria la presencia física del candidato en la cámara. Turull, en la prisión de Estremera tras su procesamiento por rebelión y malversación, no está en condiciones de cumplir este requisito.

Los propios letrados del Parlament se han pronunciado antes en esta misma línea, señalando la necesidad de la presencia física de Turull o cualquier otro candidato.

En esta segunda votación, si sigue adelante, el ex portavoz del Govern sólo necesitará una mayoría simple para ser investido, la cual no logrará si los antisistema de la CUP no cambian el sentido de su voto, y mantienen la abstención que sus bases decidieron el jueves.

Pleno sin investidura

Según informa TV3, la intención del presidente del Parlament es seguir adelante con el pleno, pero en un formato distinto. Sin votación de investidura, y dando turnos de palabra a los grupos para que valoren la «excepcional» situación política que se vive en Cataluña.

Los diputados ya han comenzado a llegar a la Cámara, y el movimiento en los pasillos es continuo.

El PSC había solicitado formalmente que reúna a todos los grupos antes del pleno. Una petición que ha sido atendida por Roger Torrent, que ha convocado un encuentro entre los grupos parlamentarios a las 11.15, 15 minutos antes de que arranque la sesión.