Política Presidente de la APM en Cataluña

“Nos sitúan a los jueces como órganos ejecutores de la represión”

Así lo denuncia el presidente territorial de la Asociación Profesional de la Magistratura en Cataluña, Luis Rodríguez Vega, en conversación con El Independiente

Los Mossos intentando desalojar a los manifestantes que cortaron la autopista AP-7 el pasado martes. EFE

El proceso soberanista en Cataluña mantiene a otro sector en el disparadero. Se trata de la Judicatura que se ha visto en los últimos meses identificada como “enemiga” del procés. Sin ir más lejos, el magistrado del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, vio cómo la organización juvenil de la Esquerra Independentista, Arran, hizo pintadas este fin de semana en su vivienda en Das (Cerdaña) con insultos de “Llarena fascista” o “libertad presos políticos”.

Sin embargo, aunque este caso se trata del más llamativo y grave, también es cierto que desde el pasado mes de octubre los jueces y magistrados que ejercen su función jurisdiccional en Cataluña han visto cómo se organizaban concentraciones frente a la sede del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña o cómo han aparecido pintadas en distintos órganos judiciales de dicha autonomía.

Tras conocer estos hechos el Consejo General del Poder Judicial pidió al Ministerio de Interior que protegiese a Llarena y a su familia mientras que la Fiscalía de Cataluña pidió a los Mossos que actuara para velar por la seguridad al instructor del procés por proponer juzgar al Govern por un delito de rebelión.

El presidente territorial de la Asociación Profesional de la Magistratura en Cataluña, Luis Rodríguez Vega, en conversación con El Independiente,  denuncia como los togados son víctimas de “explosiones de rabia y odio”. “Se nos trata como si fuéramos enemigos del pueblo”, manifiesta este magistrado de la Audiencia Provincial de Barcelona.

Rodríguez Vega afirma que gracias a que el presidente del Parlament Roger Torrent mantiene un discurso “como si en Cataluña no hubiera pasado nada” los jueces parecemos “personajes que sin que se hayan cometido delitos metemos a personas en la cárcel”. “Nos sitúan a los jueces como los órganos ejecutores de la represión”, subraya este magistrado profundamente preocupado por la situación que se vive en la citada autonomía.

Además, este juez denuncia que las tensiones que se viven en Cataluña se deben a que como representante del poder judicial y garante del régimen constitucional te identifican como “enemigo del pueblo como si ellos solo fueran el pueblo. Al sector constitucionalista de la sociedad no se le reconoce”.

Éxodo de jueces

El presidente territorial de la asociación mayoritaria de la Carrera Judicial lanza además la siguiente reflexión: “Si no son capaces de intimidar al Poder Judicial en Cataluña, ni por supuesto al Tribunal Supremo, ¿qué pasará? ¿desaparecerá la tensión?, ¿subirá? Esa es la inquietud que padecemos. No te ven como un juez sino como un represor. Falta un discurso contrario para desmontar ese pensamiento”.

El problema, sin embargo, va más allá de simple percepciones personales. Los datos hablan por sí solos. En los últimos cinco concursos convocados por el CGPJ -desde noviembre hasta ahora- doce magistrados han pedido abandonar Cataluña mientras que tan sólo uno ha solicitado volver a dicha autonomía.

En conversación con el magistrado de lo Social, Pablo Baró, también destinado en Cataluña, explica que el problema es “cuando te empiezan a señalar directamente como ha sucedido este fin de semana con el juez Llarena. Los independentistas nos han identificado como enemigos lo cual no es nuevo aunque es cierto que la presión es mayor desde los pasados meses de septiembre y octubre aquí».

“El juez no deja de ser garante de la Ley y eso a veces se olvida», recalca este juez que enfatiza en que «nosotros velamos por el ordenamiento jurídico cuando se bordea la Ley».

Sobre el éxodo que se está viviendo de magistrados en Cataluña, Baró recalca que «es muy preocupante que compañeros con familias y vidas asentadas aquí hayan pedido marcharse por la situación que vivimos en Cataluña”.

Te puede interesar

Comentar ()