Varios miembros de los Comité de Defensa de la República (CDR) han desmontado las barreras del peaje de La Roca, en la AP-7 a la altura de Granollers. Es uno de los principales puntos de pago de la arteria que comunica la costa Mediterránea, por el que circulan más de 15.000 vehículos al día, una cantidad que aumenta en fechas vacacionales.

Un grupo de personas con la cara tapada ha tapado las cámaras de seguridad con bolsas de basura y, encapuchados y con la cara tapada, han desmontado las vallas y han hecho pasar a los coches sin pagar, tal y como recoge El Nacional.

La cuenta de Twitter de los CDR de Cardedeu, una localidad de menos de 20.000 habitantes situada a menos de 40 kilómetros de Barcelona, subían una imagen a su perfil con el mensaje «los peajes serán siempre nuestros!».

Esta acción es una más dentro de la campaña para evitar que los vehículos tengan que pagar en los peajes durante sus desplazamientos de Semana Santa, en una iniciativa que podría repetirse en las próximas horas, ya que en Cataluña este lunes no es laborable.

Los CDR están promoviendo que los conductores no paguen por circular por las carreteras catalanas, como una protesta por «la represión española, los encarcelamientos políticos, el exilio forzado, las cargas policiales y el sesgo judicial de la soberanía catalana», tal y como han informado por Twitter. Al filo de las 17:30 horas de esta tarde anunciaban por el mismo medio que daban por terminada la protestas.

Intento en la A-2

No es la primera vez que los CDR intentan desmontar un peaje. El pasado Jueves Santo intentaron levantar las barreras del puesto de control en la carretera A-2 a la altura de Montblanc, como protesta por la detención de Carles Puigdemont.

Los Mossos d’Esquadra tuvieron que personarse alrededor de las cinco de la tarde tras recibir una llamada de un conductor, que afirmaba que decenas de personas habían levantado las barreras del peaje.

Tras personarse varias dotaciones de la policía autonómica, los allí concentrados daban por finalizada su acción y se marchaban a casa sin que se produjeran incidentes reseñables.