Sociedad Civil Catalana, una de las organizaciones más activas en defensa de la permanencia de Cataluña en España, se ha sumado a la protesta de los profesores universitarios españoles, que en una carta a la directora de la Universidad de Saint Andrews, donde daba clases la ex consellera Clara Ponsatí, denunciaban las mentiras del soberanismo.

La carta enviada a esta docente está firmada por varias decenas de profesores de universidades españolas y británicas. Además de los académicos, la misiva cuenta con la rúbrica de dirigentes de asociaciones civiles, como la vicepresidenta de Sociedad Civil Catalana, Miriam Tey, la presidenta de Concordia Cívica, Teresa Freixes, o el presidente de la asociación de juristas Llibertats, Pere Lluís Huguet.

Loader Loading...
EAD Logo Taking too long?

Reload Reload document
| Open Open in new tab

Dirigida a Sally Mapstone, el escrito tenía la intención de señalarle las mentiras del indepedentismo y defender la labor de los tribunales españoles, después de la enconada defensa de Ponsatí que Mapstone hizo en medios británicos.

«Clara es una estimada colega y estamos comprometidos a protegerla. Creemos que se puede defender legitimamente que está siendo atacada por defender sus creencias políticas», afirmó.

«Respeto a las autoridades españolas»

Los profesores universitarios españoles han exigido en su carta «que se muestre a las autoridades españolas el respeto que merecen» y han recordado que todas las actuaciones de los magistrados relacionadas con el procés han sido respaldadas por la Asociación Internacional de Jueces.

También han apuntado a personalidades como Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, dirigentes de organizaciones como Asamblea Nacional Catalana y Ómnium Cultural, impulsores del independentismo, y a su papel en las calles. «Han encabezado manifestaciones violentas para evitar que la Guardia Civil investigara la posible malversación de fondos públicos destinados a financiar el referéndum ilegal», dice la carta, que también recuerda que «los Mossos d’Esquadra desobedecieron órdenes de los jueces para evitar la ejecución de tal acto ilegal».

Clara Ponsatí fue una de las ex conselleras que siguió a Carles Puigdemont en su exilio en Bélgica. Sin embargo, pasado un tiempo decidió dejar el país centroeuropeo para recalar en Escocia para dar clases en la Universidad de Saint Andrews, en Edimburgo, aunque tuvo que entregarse a las autoridades tras la emisión de la euroorden para su detención.

Un tribunal de la ciudad británica terminó por dejar en libertad bajo fianza a Ponsatí, después de que esta reuniera las 80.000 libras, poco más de 90.000 euros, de la fianza con un crowdfounding.