El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha salido este lunes al paso de las críticas que está recibiendo por contar con un plan de pensiones privado de más de 85.000 euros. Preguntado por los periodistas en rueda de prensa en Ferraz, el dirigente socialista ha restado importancia al hecho de tener contratado un plan de pensiones con el BBVA, con una aportación de 85.366,34 euros, dinero que el banco invertirá siguiendo unos criterios de rentabilidad y riesgo previamente establecidos.

«Es perfectamente compatible el ahorrar y el defender un sistema de pensiones digno, equilibrado y sostenible. Claro que sí. Es más, nosotros estamos planteando un horizonte de reforma del sistema público de pensiones para quitar la dictadura del 0,25% porque las pensiones tienen un horizonte de pérdida de poder adquisitivo del 17% en diez años. No hay que confundir el debate, sino centrarse en lo que interesa a los ciudadanos», ha explicado.

Sánchez ha recordado que los datos sobre sus ingresos y su patrimonio son públicos desde que fue proclamado secretario general del PSOE por primera vez, en 2014, y ha alabado ese ejercicio de transparencia de su partido que le gustaría que imitaran otras formaciones políticas.

Esa información se produce después del malestar creado en el propio partido por la propuesta de Sánchez de subir el sueldo de los políticos sólo un 0,25%, como las pensiones, que desviaba el debate sobre la cuestión fundamental: la sostenibilidad del sistema.

Según informó Europa Press el domingo, la mitad de los miembros de la Ejecutiva Federal del PSOE tiene ahorros invertidos en planes privados de pensiones. El líder, Pedro Sánchez, se encuentra entre los que más dinero ha aportado para complementar su prestación pública una vez se jubile, según las declaraciones de bienes publicadas por el partido.

Pedro Sánchez, que es doctor en Economía, tiene contratado un plan de pensiones con el BBVA, con una aportación de 85.366,34 euros, dinero que el banco invertirá siguiendo unos criterios de rentabilidad y riesgo previamente establecidos. Así, cuando Sánchez rescate su plan de pensiones, recuperará el dinero aportado más los rendimientos que este capital haya podido generar.

Tan sólo el ex alcalde de San Sebastián y diputado Odón Elorza, con una aportación de 139.981 euros, y el secretario de Estudios y Programas, José Félix Tezanos, con 89.153,61 euros, superan a Sánchez en la cuantía depositada en este producto bancario.

Acusa al PP de fomentar planes privados

Desde el mes de enero pasado, Pedro Sánchez y su Ejecutiva han iniciado una gira por todas las provincias españolas para explicar a los militantes del partido y a la ciudadanía en general sus propuestas en materia de pensiones. Una de sus últimas propuestas fue que el Gobierno, los diputados y los senadores sólo se suban el sueldo este año un 0,25% en solidaridad con los pensionistas.

En sus asambleas abiertas, Sánchez acusa al Gobierno de buscar de manera deliberada el deterioro del sistema público de pensiones con un único objetivo, el de fomentar los planes privados. Sánchez sostiene que el sistema público es viable y podría garantizar pensiones dignas para todos. Sólo hace falta, en su opinión, voluntad política y un plan para aumentar los ingresos de la Seguridad Social, que el PSOE asegura tener.

Los socialistas consideran imprescindible subir los salarios para aumentar los ingresos por cotizaciones a la Seguridad Social, dejar de pagar con cargo a ésta conceptos que no tienen que ver con las pensiones, y crear dos nuevos impuestos a la banca y sobre las transacciones financieras que contribuyan a financiar las pensiones.

Del medio centenar de cargos que conforman la Ejecutiva Federal del PSOE, casi la mitad tienen contratado algún plan de pensiones privado. No es el caso de la secretaria de Seguridad Social y Pacto de Toledo, Magdalena Valerio, reacia a contratar uno.

«Obligados» a contratarlos

Una portavoz de la Ejecutiva Federal ha asegurado a Europa Press que la mayoría de los miembros de la dirección que tiene un plan de pensiones privado se ha visto «obligado» a contratarlo cuando han firmado un préstamo hipotecario con la entidad bancaria. Es habitual que los bancos mejoren las condiciones de la hipoteca si se contrata al mismo tiempo un plan de pensiones.

Otros, según la misma fuente, cuentan con un plan de pensiones por haber sido diputados o senadores, ya que hasta enero de 2012 las Cortes hacían aportaciones en nombre de los parlamentarios a un plan de pensiones. Con la llegada de la crisis y los recortes, las Cortes suspendieron las aportaciones al plan de previsión social de los parlamentarios.

Sánchez pudo beneficiarse de este plan de previsión social del Congreso sólo durante dos años y por una aportación total de unos 6.700 euros, a razón de 280 euros al mes, que era lo que aportaban las Cámaras por diputado.

Las secretarias de Igualdad, Carmen Calvo, y de la UE, Iratxe García, que es además eurodiputada, se encuentran entre quienes cuentan con planes de pensiones privados, con aportaciones de 78.000 euros cada una de ellas.

El resto de miembros del equipo de Sánchez que tienen contratado este producto financiero de ahorro son la presidenta del partido, Cristina Narbona; el secretario de Organización, José Luis Ábalos; el portavoz de la Ejecutiva y alcalde de Valladolid, Oscar Puente, y el secretario de Empleo, Toni Ferrer, ex líder sindical, con aportaciones que oscilan entre los 17.000 y 44.000 euros.

Aportaciones similares o de menor cuantía a planes privados de pensiones han hecho también los secretarios de Política Federal, Patxi López; Violencia de Género, Susana Ros; Pesca, María Luisa Faneca; Políticas Migratorias, Pilar Cancela; Refugiados, Luc André Diouf; Servicios Sociales, Begoña García Retegui; Educación, María Luz Martínez Seijo; Relaciones Internacionales, Héctor Gómez; Industria, Carles Ruiz; Justicia, Andrés Perelló y Laicidad, José Manuel Rodríguez Uribes.