El suceso habría ocurrido en el barco del Rey emérito, según publicó el pasado 4 de enero el «Corriere della Sera» coincidiendo con la víspera del 80 cumpleaños de don Juan Carlos. Según esta información, en un momento que no se detalla, el monarca se encontraba acompañado de una «joven modelo» con la que se estaba «entreteniendo» cuando en un determinado momento uno de los agentes del servicio de escolta alertó de la llegada inesperada de la reina Sofía, «¡Rápido, está llegando la Reina!». Siempre según el relato del diario italiano, en ese instante uno de los agentes habría arrojado a la joven por la borda al mar, de donde posteriormente fue rescatada. En él se apunta incluso que tras aquel incidente, el monarca recibió a Sofía en el barco con una botella de champán que «casualmente» tenía en el frigorífico.

El suceso es parte del artículo titulado «Juan Carlos: 1.500 mujeres, un golpe de estado bloqueado y riqueza legendarias» en el que el diario hace un repaso por su vida sentimental, personal e institucional.

Ahora la cuestión ha llegado al Senado, donde el senador de EH Bildu, Jon Iñarritu ha preguntado si lo relatado en la información del Corriere della Sera, que firma Aldo Cazullo, es cierta y si la acompañante de rey resultó herida tras ser arrojada al mar. Iñarritu pregunta dónde y cuando habría sucedido los hechos y si el agente que pudo arrojar a la modelo fue «expedientado». La lista de preguntas de su iniciativa en la Cámara Alta concluye preguntando si la mujer interpuso algún tipo de denuncia contra el escolta o contra el Ministerio del Interior español.

El Senado decidió no admitir a trámite la consulta y rechazarla. La presentación de la pregunta escrita del representante de EH Bildu se presentó el pasado 12 de marzo. La negativa de la Cámara Alta a dar trámite a la misma se justificó alegando que se trataba de cuestiones relativas a las Casa Real y sobre las que no era competente para preguntar. Ahora, Iñarritu ha solicitado al Senado que reconsidere la decisión de no aceptar la pregunta señalando que se trata de «un error».

Recuerda a la Mesa del Senado que las cuatro preguntas que incluye en su iniciativa en ningún caso hacen referencia alguna a la Casa Real sino a «una presunta actuación irregular y presuntamente delictiva de un funcionario policial». Añade que este tipo de cuestiones «sí pueden y deben ser controladas por las Cortes Generales».