El PNV ha asegurado esta mañana que “aún hay tiempo” para negociar los Presupuestos Generales del Estado de este año y que su formación está dispuesta a ello. Sin embargo, el presidente de la formación, Andoni Ortuzar ha reiterado que antes de que se pueda iniciar un proceso de contactos el Gobierno de España debe dar varios `pasos como facilitar la investidura de un presidente “legítimo” en el Govern de Cataluña y posteriormente levantar la aplicación del artículo 155. Ha recordado que en todo el proceso cada uno “debe jugar su papel” y al Ejecutivo de Mariano Rajoy le corresponde recupera la normalidad en Cataluña. Para Ortuzar, la “chapuza monumental” que supone el caso del máster de Cristina Cifuentes no debe ser ningún obstáculo en un proceso de negociación de las cuentas.

Para el dirigente nacionalista aún restan muchas semanas para que el proyecto presupuestario sea debatido en la Cámara Baja y por tanto hay posibilidades para que se pueda “actuar políticamente”. Ortuzar apunta que aún no está decidida la posición que su partido adoptará en la presentación de las enmiendas a la totalidad al proyecto de cuentas de 2018 y que todo dependerá de “las actitudes políticas de los diferentes actores”.

Actitudes que de modo prioritario deberían buscar, para el PNV” recomponer la situación política en Cataluña”. Rechaza que se quiera situar toda la responsabilidad en el PNV, “la responsabilidad de la política española no está en manos del PNV”, ha señalado. En su opinión si cada uno “juega su papel” y finalmente se logra que el gobierno de Cataluña esté en manos de un representante “legítimo” elegido por el Parlament, “es posible que esto salga adelante”.

El PNV rechaza que el incremento de inversión del 32% sea un ‘caramelo’ para acordar, “eso tenía que estar” tras lo pactado en 2017

El líder nacionalista ha criticado que se ponga en cuestión y se quiera utilizar políticamente el incremento de inversiones por parte del Estado en un 32% que recoge el proyecto de presupuestos en Euskadi. Recuerda que ese aumento responde a los acuerdos alcanzados el año pasado en la negociación presupuestaria y por tanto es “lo que toca”: “No nos han puesto un caramelo para que entremos, eso tenía que estar”, ha recordado.  También ha rechazado que se esté “negociando bajo cuerda como algunos dicen, hay que ser más serios”.

Rivera sería “un desastre”

Preguntado sobre el ascenso de Rivera y su posible victoria en unas hipotéticas elecciones generales, el presidente del PNV ha señalad que sería “un desastre para Euskadi pero sobre todo para España, y yo no quiero ningún desastre para Euskadi”: “probablemente la amenaza de Rivera en una confrontación electoral sería hasta buena para nosotros”.

Durante su entrevista en Radio Euskadi también ha sido cuestionado sobre la inauguración el pasado domingo en Bayona de una escultura que rememora el desarme de ETA escenificado en esta localidad vascofrancesa. Se ha mostrado crítico con el proceso en favor del final de la banda y la convivencia que se está llevando a cabo en el País Vasco francés. Ha señalado que “se debe ser cuidadoso” con una cuestión que se vive de modo muy diferente a un lado y otro de la frontera. Ha subrayado que en el camino hacia un final que facilite una adecuada convivencia “Iparralde no nos puede sustituir”: “El proceso de desarme estuvo bien pero no se puede pensar que eso es lo que nos traerá la reconciliación a la sociedad vasca. Eso tenemos que trabajarlo donde esté el problema de manera más aguda plantado, en Hegoalde (Euskadi) y no en Iparralde”.

Ha reprochado a los impulsores del proceso en el País Vasco francés que “quieren cumplir un papel pero a te das cuenta de que no son conscientes de que allí hay una realidad distinta que donde se ha vivido de otra manera el conflicto político y las consecuencias y las heridas son diferentes”. Un camino hacia la reconciliación en el que ha pedido que todas las partes acudan “con la autocrítica hecha”. Entre ellos ha citado a Otegi del que ha dicho que más camino tiene aún por recorrer: “Sus deberes los debe hacer él, su formación, su entorno político y son los que más deberes tiene por hacer y más retrasados están en esta tarea”.