El Consejo de Garantías Estatutarias (CGE) ha considerado inconstitucional la reforma de la Ley de Presidencia de la Generalitat propuesta por JxCat para habilitar la investidura telemática de Carles Puigdemont. En un dictamen que no es vinculante para el Parlament, el CGE advierte de que las modificaciones propuestas por el grupo de Carles Puigdemont vulneran tanto la Constitución como el Estatuto catalán, y advierte además de que la reforma no puede ser tramitada por la vía de lectura única, como acordó la Mesa del Parlament a instancias de la mayoría independentista para intentar una investidura antes del 22 de mayo, fecha límite antes de la convocatoria automática de elecciones.

JxCat confiaba en aprobar esta forma legislativa en el pleno convocado para el próximo jueves, con el objetivo de intentar una investidura telemática del líder del grupo con el apoyo de ERC y la CUP. Sin embargo, el Tribunal Constitucional ha desbaratado hoy esos planes al admitir a trámite el recurso presentado por el Gobierno en enero y advertir contra cualquier intento de investidura a distancia de un dirigente fugado de la justicia.

Pleno ya convocado

La decisión del CGE se ha conocido cuando el presidente del Parlament, Roger Torrent, ya había oficializado la convocatoria del pleno del Parlament para el jueves y viernes de la semana que viene, con el debate y votación de la reforma de la Ley de Presidencia propuesta por JxCat como último punto del orden del día, previsto para el viernes.

El líder de los socialistas catalanes, Miquel Iceta, ha recordado que la investidura de Pugidemont «no es viable por razones de sentido común y de legalidad, hoy lo recuerda el Tribunal Constitucional y también lo dice el CGE». Ahora, ha añadido el líder del PSC, «JxCat y ERC harían bien en retirar su proyecto de ley porque el dictamen del CGE no ofrece margen de duda, la investidura a distancia y el gobierno a distancia no es posible, la reforma de la ley carece de sentido».

Miquel Iceta pide a JxCat y ERC que retiren su reforma porque «el dictamen del CGE no ofrece margen de duda»

El dictamen del Consejo de Garantías, adoptado por unanimidad, advierte de que la pretensión de habilitar la investidura telemática del presidente de la Generalitat vulnera varios artículos tanto la Constitución como el Estatuto. La propuesta de JxCat pretendía que el propio Pleno, por mayoría absoluta, la celebración del debate de investidura sin presencia del candidato, pudiendo participar en el debate por escrito o por vías telemáticas.

Además, señala que el Parlament no puede aprobar por lectura única -es decir, sin trámite en comisión y con un único debate en el pleno- una reforma que propone «modificar de forma sustancial las leyes de desarrollo básico del Estatut», lo que ha su juicio vulnera el reglamento de la Cámara.

El Consejo no cierra la puerta, sin embargo, a la posibilidad de habilitar la participación en las reuniones de gobierno de forma telemática. El CGE reconoce que no es contrario al Estatut pero reclama a los promotores de la reforma que reformulen su propuesta para especificar el quorum mínimo necesario para validar las sesiones del Govern que incorporen medios telemáticos.

JxCat desprecia el dictámen

El portavoz adjunto de JxCat, Eduard Pujol, ha criticado este jueves el dictamen del Consell: «No se aguanta por ningún lado. El dictamen tiene un punto de dictamen político». En rueda de prensa desde la Cámara, también ha criticado que el Tribunal Constitucional haya admitido a trámite el recurso del Gobierno central contra la candidatura de Puigdemont: «No vamos a renunciar a la investidura de Puigdemont. Hay un mandato de las urnas».

Pujol ha concluido que mantienen la opción de Puigdemont pese a las dos decisiones de este jueves, porque es «la mejor garantía estatutaria y de protección de la democracia y de los derechos de los parlamentarios».