El presidente en funciones de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, ha afirmado este jueves que su antecesora y aún presidenta del PP de Madrid, Cristina Cifuentes, «no ha incumplido ninguno de los puntos del código ético» del partido.

En una rueda de prensa posterior a una reunión extraordinario del Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid, Garrido ha afirmado que la decisión de quién debe suceder a Cifuentes corresponde al dirección nacional del PP y él «como un disciplinado militante» acatará esa decisión. Ha confiado en que Génova tome la decisión «sin precipitarse» y sopesando «todo», pero sin agotar los plazos legales, sino «cuanto antes», porque «no sería bueno prolongar» la situación de interinidad. «No me hubiera gustado estar aquí hoy, por razones profesionales y personales», ha añadido.

Ha subrayado que Cifuentes «en muchas cosas es excepcional», y también a la hora de pasarle el testigo. «No me ha dado otra indicación más que trabaje por el bien de los madrileños».

El presidente en funciones ha dado las gracias a la expresidenta por la labor que ha llevado a cabo en los tres años de legislatura, «por su impulso, dedicación y entrega», de los que los miembros del Gobierno se sienten «orgullosos y deudores». Ha explicado que ayer habló varias veces con Cifuentes, también por la noche, pero no hoy, y ha asegurado que «lo está pasando mal» porque «aunque parezca una obviedad, los políticos somos personas y sufrimos». «Es un día muy doloroso para cualquier persona», ha apuntado.

Respecto a si Cifuentes debe seguir siendo presidenta del PP de Madrid, ha insistido en que se trata de una decisión que solo corresponde a dos personas: «a ella misma, de querer seguir siéndolo, y al presidente nacional del partido». «Son ellos dos los que tendrán que decidir cuál es el mejor futuro para el PP, y en este momento, por encima de cualquier otra consideración, qué es lo mejor para los ciudadanos».

Ángel Garrido ha admitido que él no es experto en la gestión de crisis, por lo que no ha querido decir si toda la polémica del máster se debería haber llevado de otra manera. «Cuando uno ha visto el resultado de un proceso siempre es más fácil opinar y seguro que diría que si se pudiera perfeccionaría las cosas», ha reconocido, aunque ha zanjado el tema diciendo que las cosas han sido «como han sido».

Lo que ha asegurado es que la publicación del vídeo del supuesto hurto en el supermercado ha podido ser «muchas cosas, pero ‘fuego amigo’ de ninguna manera».