El PNV ha comenzado a poner letra pequeña a lo que será su más que probable apoyo a los presupuestos generales del Estado para este año. Además del acuerdo que en materia de pensiones alcanzaron horas antes del pasado pleno, en el que se rechazaron las enmiendas a la totalidad de las cuentas, la formación nacionalista ha formalizado hoy otras 43 enmiendas por un importe total de 63 millones de euros a incorporar en el proyecto presupuestario antes de darle su visto bueno. Las modificaciones que solicita se centran en medidas de carácter económico dirigidas a reforzar el carácter industrial de Euskadi y la competitividad, además de cuestiones vinculadas con el medio ambiente, la Ertzaintza y el patrimonio cultural del País Vasco y Navarra.

Estas nuevas inversiones reclamadas hoy por el PNV se deberían sumar a las ya recogidas en el proyecto presupuestario y que suponen una mejora del 32% respecto al proyecto de cuentas de 2017. La mayor parte de las partidas corresponden a compromisos adquiridos en el anterior pacto presupuestario entre el PNV y el PP. De esta forma el proyecto incluía inversiones por 509 millones para este año, 123 millones más que en 2017. De aprobarse todas las enmiendas parciales el incremento respecto a los anteriores presupuestos alcanzaría casi los 187 millones de euros con lo que el total de inversiones en Euskadi debería rondar finalmente los 572 millones de euros este año.

El PNV ha recordado, sin embargo, que el sí de sus cinco presentantes a las cuentas «no está aún garantizado» y que su voto dependerá de «la actitud que se adopte con respecto al levantamiento del artículo 155 y la apertura de un nuevo tiempo de negociación política en Cataluña». Además, recuerda que se deberá cumplir el acuerdo en materia de pensiones y la incorporación en las cuentas de las enmiendas parciales hoy presentadas y que sitúa como el eje de su «agenda vasca».

El PNV subraya en sus enmiendas la relacionadas con las pensiones y que ya avanzó el pasado jueves y que suponen un incremento generalizado de las mismas del 1,6%, tanto para este ejercicio como para el año que viene, vinculándolas con el aumento del IPC. Asegura que de este modo se revierte la pérdida de poder adquisitivo sufrido por este colectivo. En la batería de enmiendas presentadas también se han incluido otras relacionadas con el incremento de las bases reguladoras de las pensiones de viudedad, que alcanzarán el 56% y el 60% en los próximos dos años. Otra de las enmiendas parcial hace referencia al retraso hasta el años 2023 del llamado ‘Factor de Sostenibilidad’ como indicador de actualización de las pensiones y que supone modificarlas en función de la esperanza de vida en cada momento.

En cuanto a las materias desconocidas hasta el momento y que el PNV también ha enmendado parcialmente se incluye la política de competitividad y las inversiones en relación a diversas infraestructuras. En I+D+i el partido de Andoni Ortuzar solicita al Gobierno que impulse la innovación y el desarrollo «como motor económico  productivo» con diversas inversiones por un importe global de 17,2 millones de euros. En particular solicita inversiones en el Centro de Investigación de Energía Marina de Armintza (Vizcaya), en los laboratorios de innovación de la Universidad de Mondragón y de la Universidad del País Vasco, además de una partida de 10 millones para el futuro Centro de Energía Inteligente.

En la lista de inversiones que reclama el PNV casi la mitad del total se dedica a mejoras en infraestructuras. En total suponen inversiones por 27,5 millones de euros. Son mejoras en el ámbito ferroviario, aeroportuario y portuario. Se trata de la supresión de pasos a niveles en Balmaseda, mejoras en diversas estaciones ferroviarias o en la playa de vías de Irún, entre otra actuaciones. También se solicita 1,7 millones de euros para la recuperación de la condición de aeropuerto H24 (que dotaría a Foronda de la posibilidad de actividad todo el día) para la terminal vitoriana. Por último, en este apartado el PNV reclama mejoras e inversiones para el puerto de Pasaia (Guipúzcoa)

El tercer gran bloque de enmiendas parciales se refiere al ámbito medio ambiental y a los regadíos, por un móntate total de 15,2 millones. El patrimonio cultural supone una petición de inversiones a consignar en los próximos presupuestos por 3,4 millones.

Por último, el Grupo vasco también ha presentado una enmienda para que el texto presupuestario refleje que con vigencia indefinida la composición numérica de la Ertzaintza se adecúe a lo que en su momento se acordó en la Junta de seguridad, fijado en 8.000 agentes.