Política Las claves del 'procés'

El Gobierno, partidario de que Puigdemont sea entregado por rebelión o siga en el 'exilio'

En opinión del Ejecutivo, si Alemania rehúsa entregar a Puigdemont por rebelión lo mejor para España sería que el juez Llarena retirara la euroorden o rechazara aceptar la entrega

logo
El Gobierno, partidario de que Puigdemont sea entregado por rebelión o siga en el 'exilio'
Carles Puigdemont, tras salir de la prisión alemana de Neumünster.

Carles Puigdemont, tras salir de la prisión alemana de Neumünster. EFE

Resumen:

El Gobierno que encabeza Mariano Rajoy lo tiene claro. Si el expresiente de la Generalitat Carles Puigdemont es entregado por Alemania al Tribunal Supremo debe ser en cumplimiento de la euroorden cursada por la Justicia española por un delito de rebelión en vez de por una “mera malversación de caudales públicos”. Así lo ponen de manifiesto fuentes del Ejecutivo a El Independiente, que puntualizan además que el Gobierno está a favor de que sea entregado por el delito más grave por el que ha sido procesado o de que, por lo contrario, viva con “la pena del destierro”

El Gobierno que encabeza Mariano Rajoy lo tiene claro. Si el ex presidente de la Generalitat Carles Puigdemont es entregado por Alemania al Tribunal Supremo debe ser en cumplimiento de la euroorden cursada por la Justicia española por un delito de rebelión en vez de por una “mera malversación de caudales públicos”.

Así lo ponen de manifiesto fuentes del Ejecutivo a El Independiente, que puntualizan además que el Gobierno está a favor de que sea entregado por el delito más grave por el que ha sido procesado o de que, por lo contrario, viva con “la pena del destierro”. Es decir, que el ex president permanezca fuera de España pero sin poder regresar a Cataluña ya que en el momento en que pusiese un pie en suelo nacional sería detenido por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

En opinión del Gobierno, si finalmente el país de Angela Merkel rehúsa entregar a Puigdemont por rebelión lo mejor para España sería que el magistrado del Supremo, Pablo Llarena, retirara la euroorden o rechazara aceptar la entrega.

No obstante, las fuentes consultadas se muestran optimistas y creen “factible” reconducir la situación y que el tribunal alemán, la Audiencia Territorial de Schleswig-Holstein, aprecie en base al nuevo informe que emitirán los fiscales de aquel país que existen indicios para estimar  que Puigdemont cometió un delito de alta traición -tipificado en el Código Penal alemán- y que, por lo tanto, debe ser entregado a las autoridades judiciales españolas. Las mismas fuentes resaltan que los encuentros mantenidos en las últimas semanas entre fiscales españoles y alemanes en La Haya están pendientes de dar sus frutos.

Llarena, a la espera de Alemania

De lo contrario, el Ejecutivo considera que sería “ilógico” que el “líder de la rebelión fuera juzgado por una mera responsabilidad patrimonial” mientras los otros promotores del ‘procés’ van a ser enjuiciados en el Alto Tribunal por el delito que conlleva mayores penas de prisión.

De momento, el juez Llarena continúa a la espera de que Alemania resuelva sobre el fondo de la euroorden. En aras de convencer a los jueces alemanes de que en las últimas semanas los fiscales del Supremo han remitido a abundante documentación a sus colegas del citado país para poder reforzar la comisión del delito de alta traición. Aunque el Ejecutivo es optimista en el Alto Tribunal existe cierto temor a que Puigdemont no sea entregado por rebelión.

El pasado 5 de abril, la Audiencia Territorial de Schleswig-Holstein decidió descartar el delito de rebelión de la petición de euroorden a España del ex presidente de la Generalitat de Cataluña y acordó dejarlo en libertad bajo fianza de 75.000 euros mientras estudia la entrega.

La justicia alemana contradijo así el criterio de la Fiscalía del país germano, que había solicitado que Puigdemont continuara en prisión y consideraba viable la entrega tanto por el delito de malversación como por el de rebelión. La Audiencia Territorial, sin embargo, no entendió que hayan concurrido circunstancias de violencia en el ‘procés’ que puedan hacer equiparable el delito de rebelión español con el de Alta Traición contemplado por el Código Penal alemán.