Quim Torra será el nuevo presidente de la Generalitat de Cataluña. Carles Puigdemont ha publicado un vídeo en redes para anunciar el nombre del nuevo candidato, que con toda probabilidad será investido en segunda votación si se mantiene la abstención anunciada por la CUP. JxCat y ERC, toda vez que cuentan ya con los votos delegados del propio Puigdemont y de Comín, conseguirían la mayoría simple por 66 votos contra 65.

Torra está vinculado tanto a la ANC como a Òmnium Cultural desde el año 2011. Escritor e historiador, Torra presidió ‘Omnium durante unos meses en el año 2015, en sustitución de Muriel Casals y antes de ser sustituido por Jordi Cuixart.

Puigdemont ha anunciado la designación de Torra para que “pueda asumir la presidencia de la Generalitat y formar gobierno de forma inmediata” y le ha agradecido “el esfuerzo y sacrificio de asumir el cargo en circunstancias extremas”. En un giro destinado a dejar claro que él seguirá llevando las riendas de la proyección exterior del desafío secesionista, el líder de JxCat ha advertido que sobre Torra “recaerá la responsabilidad de la gobernación interior, la defensa de los derechos nacionales de Cataluña ante un estado autoritario que se niega a hablar y la defensa de las competencias y recursos laminados sistemáticamente”.

Ha destacado, sin embargo, la necesidad de constituir el llamado “consejo de la república” que “se pueda expresar en libremente” y ha de contribuir a dar cumplimiento “al mandato del 1-O”. Un mandato que ha fijado como objetivo prioritario también del futuro gobierno catalán. “Un mandato que es claro, ratificado el 21D y que nos vincula”.

El ex presidente ha destacado además la idea de una presidencia provisional que ya se había avanzado en los últimos días. “Empezamos un  periodo de provisionalidad marcada por las condiciones que impone el Estado” ha advertido, “la existencia de presos y exiliados y la amenaza de seguir aplicando el 155 hace que no podamos hablar de etapa definitiva”.

Sin embargo, ha justificado la designación de un candidato libre de cargas judiciales, como le reclamaba el Gobierno y toda la oposición catalana porque “tenemos deber de restaurar los efectos nocivos del 155 y restaurar las políticas y las personas injustamente cesadas”. Todo ello tras acusar al Gobierno de “irresponsabilidad” por haber frenado su investidura y las candidaturas de Jordi Sánchez y Jordi Turull.

Torrent abre ronda de contactos

Tras hacerse público el mensaje de Puigdemont, el presidente del Parlament, Roger Torrent, ha anunciado que mañana abrirá una nueva ronda de contactos con los grupos parlamentarios para sondear los apoyos a la candidatura de Quim Torra. Una ronda que volverá a arrojar el resultado conocido: apoyo de JxCat y ERC, abstención de la CUP y rechazo del resto de los grupos.

Una vez concluida la ronda de contactos, que Torrent ya ha anunciado que será telefónica para agilizar el trámite -como ya hizo con las candidaturas de Turull y Sánchez- el presidente de la cámara anunciará la convocatoria de un nuevo pleno de investidura, que según han anunciado ya desde JxCat tendrá lugar entre el lunes y el miércoles de la próxima semana.

Con la designación de Torra, Puigdemont incumple el pacto alcanzado con la dirección del PDCat en diciembre por el que el president debía ser miembro del partido

Puigdemont había convocado mañana en Berlín a la cúpula independentista para trasladar a la cúpula del PDeCat el nombre del elegido, un candidato que el expresidente ha decidido en solitario y que ahora deben aceptar su núcleo duro en JxCat, el PDeCat y ERC. La designación de Torra rompe el pacto electoral de Puigdemont con la dirección del PDCat, que se avino a cederle la definición de las listas y la campaña electoral con la condición de que, si él no era president lo sería un miembro del partido que ponía toda la infraestructura y recursos económicos al servicio de JxCat.

A esa reunión estaba previsto que acudieran la presidenta del partido, Neus Munté, la coordinadora general Marta Pascal y la presidenta del Consell Nacional, Mercé Conesa. En un nuevo gesto destinado a demostrar quien mueve los hilos de JxCat, Puigdemont ha anunciado el nombre de su sucesor en una improvisada comparecencia horas antes de ese encuentro. Pese a todo, la portavoz del PDCat, se ha apresurado a felicitarse por el anuncio en twitter.

En la elección han pesado sobre todo la fidelidad del escogido al propio Puigdemont y la condición de asumir que se trata de una “presidencia provisional” a la espera de que se resuelva el futuro judicial del expresidente de la Generalitat, que no descarta convocar unas nuevas elecciones en un futuro próximo.