PolíticaNueva decisión del juez del Supremo

Llarena divide en dos la causa del ‘procés’: los fugados como Puigdemont serán investigados en otra pieza

El magistrado del Supremo abrió este miércoles una pieza separada donde ha incluido a los siete huidos del 'procés', entre ellos al expresidente Carles Puigdemont. La causa queda dividida en el Supremo.

logo
Llarena divide en dos la causa del ‘procés’: los fugados como Puigdemont serán investigados en otra pieza

Resumen:

Según avanzan fuentes jurídicas a El Independiente, el instructor del Alto Tribunal dictó el pasado miércoles una resolución donde acordó la apertura de una nueva pieza separada donde se continuarán tramitando las diligencias relacionadas con los siete fugados del ‘procés’: el ex presidente Carles Puigdemont, los ex consellers Toni Comín, Meritxell Serret, Lluis Puig y Clara Ponsatí, la secretaria general de ERC, Marta Rovira y la exportavoz de la CUP, Anna Gabriel.

La intención de Llarena al separar el procedimiento es evitar que, por el hecho de que haya siete huidos de la acción de la justicia española, se entorpezca o paralice el mismo.

La idea del juez del ‘procés es que si Alemania, Bélgica, Reino Unido y Suiza entregan finalmente a los fugados a España estos vuelvan a ser incluidos en la pieza principal y enjuiciados con el resto de procesados, pero que si, al contrario, este escenario no se cumple el Supremo pueda abrir juicio contra la cúpula independentista en un breve plazo de tiempo.

El magistrado del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, ha decidido dividir la causa del ‘procés’ en dos a las puertas del juicio oral por el desafío independentista de Cataluña. Según avanzan fuentes jurídicas a El Independiente, el instructor del Alto Tribunal dictó el pasado miércoles una resolución donde acordó la apertura de una nueva pieza separada donde se continuarán tramitando las diligencias relacionadas con los siete fugados del ‘procés’: el ex presidente Carles Puigdemont, los ex consellers Toni Comín, Meritxell Serret, Lluis Puig y Clara Ponsatí, la secretaria general de ERC, Marta Rovira y la exportavoz de la CUP, Anna Gabriel.

De esta forma, el resto de procesados por el desafío independentista en Cataluña seguirán siendo investigados en la pieza principal mientras que los rebeldes lo harán en causa aparte. La intención de Llarena al separar el procedimiento es evitar que, por el hecho de que haya siete huidos de la acción de la justicia española, se entorpezca o paralice el mismo. Según ha podido saber este medio, el magistrado ha adoptado esta decisión a instancias de la Fiscalía del Supremo que el pasado mes de abril le reclamó la apertura de esta nueva pieza separada.

Además, se da la circunstancia de que actualmente el ex president Puigdemont está a la espera de que la justicia alemana decida sobre su entrega a España. En situación similar están los ex consellers Comín, Serret y Puig en Bélgica y Ponsatí en Reino Unido. Igualmente, Marta Rovira está pendiente de que Suiza se pronuncie sobre su extradición. De hecho, la única de las fugadas contra la que no hay orden de detención internacional cursada es contra Anna Gabriel.

Fuentes jurídicas consultadas explican que con este nuevo paso procesal el instructor del ‘procés’ avanza un poco más en su plan de enviar al banquillo de los acusados a los promotores del intento de independencia de Cataluña antes de que finalice este año.

Evitar que se retrase el juicio

La idea de Llarena es que si Alemania, Bélgica, Reino Unido y Suiza entregan finalmente a los fugados a España estos vuelvan a ser incluidos en la pieza principal y enjuiciados con el resto de procesados, pero que si, al contrario, este escenario no se cumple el Supremo pueda abrir juicio contra la cúpula independentista en un breve plazo de tiempo. En otras palabras, Llarena evita así que se retrase la fase de acusación y juicio oral para la cúpula independentista por culpa de que siete imputados se encuentren en situación de rebeldía en estos momentos.

De esta forma, en caso de que Puigdemont, los ex consellers Comín, Serret, Puig y Ponsatí y la secretaria de Esquerra Marta Rovira no fueran entregados en las próximas semanas a España, el Alto Tribunal tiene previsto que el resto de la cúpula promotora del 1-O se siente en el banquillo de los acusados en 2018 y, a posteriori, se celebraría otra vista oral para los fugados.

No en vano el ‘procés’ debe ser juzgado con celeridad al ser una causa con varios presos preventivos como es el caso del ex vicepresidente catalán Oriol Junqueras o la ex presidenta del Parlament, Carme Forcadell, indican fuentes jurídicas.

En el caso concreto del ex presidente de la Generalitat, tanto la Fiscalía como el juez Llarena tienen claro que si Puigdemont no es entregado por Alemania por el delito más grave por el que ha sido procesado, es decir, la rebelión, no es viable llevarlo a juicio tan sólo por una mera malversación de caudales públicos.

De hecho, si los jueces germanos deciden -antes del próximo 26 de mayo- que el ex líder del Govern no puede ser enviado a España por rebelión el Tribunal Supremo se plantea renunciar a su entrega. En este escenario, el ex president permanecería fuera de España sin poder regresar a Cataluña ya que en el momento en que pusiese un pie en suelo nacional sería detenido por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.